Son los 90, eres un chaval y tus padres te han dejado solo en casa diciendo que ya volverán. Internet va como va, pero los chicos de clase te han hablado de algo que, por alguna razón, ahora a solas, te viene a la cabeza y despierta tu interés: porno. Estás solo pero no sabes por cuánto tiempo y algo te dice que no deberías hacerlo, sin embargo no sabes cuando volverás a tener la oportunidad. Enciendes tu ordenador mientras miras a tu alrededor y empieza la búsqueda…

You Must be 18 or older to enter (debes ser mayor de 18 años para acceder) es un videojuego gratuito en el que te pones en la piel de un chico que aprovecha que sus padres no están para ver porno por primera vez. Si todavía no entiendes por qué es un juego de terror es porque te falla la memoria.

¿Recuerdas el miedo a que te pillase tu madre? ¿El temblor en tus manos y piernas cuando salían por la puerta y acelerabas el paso hacia el ordenador imaginándote lo que ibas a ver? ¿El miedo a la vergüenza de que te pillen en pleno 5 contra 1 delante del ordenador en el que tus padres jugaban al solitario? Ese es el tipo de terror que produce You Must…, y es divertidísimo.

Tensión sexual no resuelta

Retro en su argumento y en su estética, You Must be 18 or older to enter usa imágenes en ASCII que recuerdan a la codificación del porno de Canal + para mostrar las imágenes “prohibidas”. Unas letras rosas pixeladas muestran las acciones entre las que puedes elegir que oscilan entre “girarte para mirar detrás de ti”, buscar “gente haciéndolo” y “chico con chico” en el navegador de America Online, o “cerrar la puerta”.

Los sonidos de la casa, los ladridos de un perro y los pasos de los vecinos te mantiene en alerta mientras intentas cumplir tu deshonroso objetivo sin que nadie te vea. Si juegas con cascos la inmersión es absoluta pero si juegas con altavoces, hay momentos en los que saltas a apagar el ordenador, convirtiéndote de nuevo en un niño de 15 años.

Un juego sobre porno, no un juego porno

La diferencia no parece quedar clara para todos. Valve ha retirado el juego de su plataforma de videojuegos, Steam, por su contenido pornográfico. Algo ridículo teniendo en cuenta que You Must… va de porno, ¡pero no es porno! En el GTA hay drogas y prostitución pero no se prohíbe por narcotráfico o proxenetismo.

Los desarrolladores lamentan que su juego sea retirado solo por tratar de porno, mientras que si hubiera sido un juego de terror al uso con violencia y sangre a raudales no habría sufrido el mismo trato.

Afortunadamente el juego sigue disponible y lo que es mejor, es gratis.