Elon Musk acaba de compartir en Instagram cómo piensa mandar su Roadster a Marte.

En el vídeo vemos el despegue, el retorno a Tierra de cada uno de los propulsores y como el coche desaparece en el espacio.

El Falcon Heavy despegará mañana martes desde Cabo Cañaveral.

Elon Musk nos ha vuelto a dejar a todos con la piel de gallina y la boca abierta en un nuevo vídeo de Instagram dividido en 4 clips. En él vemos cómo el cohete más grande de la historia, el Falcon Heavy de SpaceX, despega rumbo a Marte con un reluciente Tesla Roadster rojo en su interior.

La canción elegida para acompañar el vídeo no es otra que ‘Life on Mars’, de David Bowie, haciéndolo todo aún más épico y bonito.

Un hombre del espacio, un descapotable y un cohete jodidamente grande

Musk acompaña el vídeo con estas palabras:

“(El) Falcon Heavy despegará mañana rumbo a la órbita de Marte. Si no explota en un montón de pedazos pequeñitos, llevará a un hombre del espacio en un Roadster a más de 400 millones de kilómetros de la Tierra a 11 km/seg. en un viaje de mil millones de años por el espacio lejano. Si funciona, el Falcon Heavy se convertirá en el cohete más poderoso del mundo en un factor de dos y el vehículo con más capacidad de carga en alcanzar la órbita después del cohete lunar Saturno V. Será capaz de realizar misiones tripuladas a la luna y a Marte repostando en órbita, pero es mejor dejar eso para el programa BFR”.

Lo que ocurre clip a clip

1ª parte – El despegue

El primer vídeo muestra el arranque de todos los propulsores en su esfuerzo por salir de Tierra. Es aquí donde SpaceX pondrá a prueba el verdadero potencial de su tecnología. Esta es una de las partes más peligrosas de la misión, por eso la carga no es tan preciada (si eres Elon Musk, claro, y los Roadsters te salen a precio de coste). El lugar del despegue es igualmente especial ya que es de dónde despegó el Saturn V rumbo a la luna hace casi 60 años.

El Falcon Heavy (junto al traje de astronauta y el Roadster que lleva dentro) se juegan su integridad física, pero la compañía de Elon Musk se juega también lo suyo. La superación de esta prueba determinará el futuro de las misiones de SpaceX para 2018 entre las cuales hay contratos ya firmados con Estados Unidos y Arabia Saudí.

2ª parte – Recuperación de los propulsores

Al igual que el Falcon, el Heavy es parcialmente reutilizable. Por eso los dos cohetes laterales se separarán del cuerpo central durante el ascenso para volver a Tierra y aterrizar en Cabo Cañaveral.

El resto seguirá ascendiendo (una vez más, si no estalla en pedazos) luchando contra la gravedad terrestre.

3ª parte – Separación y regreso del cuerpo central

Al contrario que las otras dos, el cuerpo central aterrizará en una de las plataformas autónomas de SpaceX en el Atlántico. El resto seguirá su curso alejándose de la Tierra hasta acercarse a la órbita de Marte.

4ª parte – El Roadster y Marte

En la última fase la cabeza se separará, descubriendo el Roadster y dirigiéndolo a la órbita del planeta rojo.

Para los cautos, tranquilos, el Roadster no tocará Marte así que no habrá riesgo de contaminación.