El físico Haroldo Ribeiro ha desarrollado un programa de ordenador que deconstruye las obras de arte en conjuntos de números.

Ribeiro ha aplicado sus métricas, inspiradas en la física, a aproximadamente 140.000 obras de arte digitalizadas, indexadas en la enciclopedia de arte visual WikiArt para buscar tendencias en la evolución de los estilos de pintura.

El proceso, descrito por Ribeiro y sus colegas el pasado mes de septiembre en Proceedings of the National Academy of Sciences de EEUU, implica evaluar la complejidad y entropía o desorden de estas obras de arte digitalizadas.

@ClemOnojeghuo

Esta complejidad se basa en la variabilidad de los patrones dentro de cada imagen, desde variables altamente variables (más complejas) hasta uniformes (menos complejas). La entropía está determinada por el grado de caos en la imagen; cuanto más “regular” es la pintura, más baja es la entropía.

Este nuevo algoritmo analiza cuadrículas de píxeles, de dos por dos, dentro de cada pintura y las califica utilizando las dos métricas. Ribeiro y sus colegas observaron que los cambios en la magnitud de la complejidad y la entropía entre varias pinturas reflejan cambios estilísticos a lo largo de la historia del arte. El arte moderno, con bordes mezclados y pinceladas sueltas, generalmente posee una baja complejidad y un alta entropía. El arte posmoderno, un estilo más simple con objetos reconocibles y bordes austeros y bien definidos. Por ejemplo, las latas de sopa de Andy Warhol, tiene un alta complejidad y poca entropía. A finales de la década de 1960, hubo un rápido cambio del arte moderno al posmoderno; el algoritmo es capaz de cuantificar la extremidad de este cambio.

Estas métricas simples, según afirman los investigadores, podrían usarse para comprender mejor cómo ha evolucionado el arte, capturar información sobre varios períodos artísticos y determinar cómo interactúan estos períodos. Al aprender de estos patrones, el programa podría incluso usarse para clasificar obras de arte menos conocidas en estilos artísticos específicos.

Maximilian Schich, profesor de arte y tecnología en la Universidad de Texas en Dallas, está a favor de la investigación interdisciplinaria. “Una cosa que creo que es muy elegante en este documento es que observan la complejidad a nivel local, los píxeles y los píxeles circundantes”, dice Schich. “Se podría decir: ‘Sí, eso es demasiado simple, no explica toda la pintura’. Pero la investigación es valiosa”.

[Vía Scientific American]