Uber ha presentado su último prototipo de taxi volador durante su conferencia Elevate que se ha celebrado durante dos días en Los Angeles.

El avión que la compañía espera lanzar como un servicio de taxi aéreo para 2023, es una combinación entre un avión y un helicóptero. Sin embargo no es la primera vez que una empresa se interesa por la creación de taxis voladores, otras compañías como Boeing y Airbus ya habían tenido esta idea antes.

En lugar de un rotor basculante, este diseño tiene cuatro rotores apilados a lo largo de la columna vertebral para dar elevación, aunque luego se guardan durante el aterrizaje. También hay un quinto rotor en la cola para permitir la propulsión hacia adelante. Si uno de los rotores falla, los otros continuarán funcionando para un aterrizaje seguro.

Un nuevo sistema de transporte en las ciudades

En una nueva entrevista, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, ha dado más detalles sobre el proyecto de la plataforma que pretende llevar a los clientes con un vehículo volador por las ciudades para evitar el tráfico a un precio asequible.

Dara Khosrowshahi, CEO de Uber

La compañía también ha señalado en un documento colgado en su página web que los aparatos de despegue y aterrizaje vertical (VTOL por sus siglas en inglés) “generarán grandes cambios a nuestras ciudades y vidas: viajes diarios más rápidos, menor congestión del tráfico y un aire más limpio en todo el mundo”.

Estos taxis voladores funcionarán con energía eléctrica, siendo así mas más silenciosos y eficientes, y volarán a una altura de 300 a 600 metros. La compañía explica que miles de sus taxis transportarán pasajeros entre los “skyports” de las azoteas y los sitios reservado para el aterrizaje en las ciudades. Cada uno de estos puertos estará equipado y será capaz de manejar 200 despegues y aterrizajes cada hora. En un principio el avión será pilotado por humanos pero llegará a funcionar de forma autónoma.

Uber y la NASA

La compañía ha firmado un plan con la Agencia Espacial de Estados Unidos para colaborar con sus reguladores y expertos antes de poner en marcha sus taxis voladores y así evitar accidentes como el del coche autónomo de Uber que provocó la muerte de una mujer.

“La movilidad aérea urbana podría revolucionar la forma en que las personas y la carga se mueven en nuestras ciudades y fundamentalmente cambiar nuestro estilo de vida al igual que los teléfonos inteligentes”, afirmó Jaiwon Shin, administrador asociado de la misión de investigación aeronáutica de la NASA.

Todo parece apuntar que 2020 será la fecha en la que empiecen con las pruebas de Uber Air para que en 2028 salgan a funcionar a las ciudades.