La administración de Trump tiene un plan para finalizar con el apoyo al programa de la Estación Espacial Internacional (ISS) para el año 2025.

Según el borrador revisado por The Verge, los astronautas estadounidenses podrían estar anclados en la Tierra durante años sin un destino en el espacio hasta que la NASA desarrolle nuevos planes de viajes al espacio. Pero este borrador podría cambiar antes del 12 de febrero, cuando está previsto que este presupuesto se haga público. Sin embargo, The Verge puntualiza que dos fuentes del Gobierno de Donald Trump han confirmado que la directriz se mantendrá en el documento final, que tendrá que ser aprobado por el Congreso de Estados Unidos.

Si se diese finalmente una noticia así, muchos de los socios de la NASA todavía tienen que decidir si les gustaría seguir trabajando en la estación más allá de 2024.

Un recorrido de 20 años que podría terminar pronto

La Estación Espacial Internacional ha sido un programa continuo durante más de dos décadas. A la NASA le cuesta entre 3 y 4 mil millones de dólares al año, y representa una inversión de más de 87 mil millones del gobierno de EE.UU. Se ha convertido en un centro importante para la realización de experimentos gubernamentales y comerciales en microgravedad, así como para probar cómo el cuerpo humano responde a la ingravidez.

La NASA se comprometió a mantener el programa de la Estación Espacial Internacional financiado hasta 2024, gracias a una extensión hecha por la administración de Obama en 2014. Pero después de eso, el destino de la estación está en el aire.

Parecía que la NASA iba a extender el programa hasta 2028, año en el que finalizaría la vida operativa de la Estación Espacial Internacional. Así le daría tiempo a idear una forma de transición de las operaciones del ISS al sector comercial ya que las mismas compañías comerciales han indicado que no llegarían para 2024.

Esta remota opción queda ahora en el aire si la idea de Trump de cortar la financiación de la NASA sale adelante, ya que en ese caso es probable que el resto de agencias espaciales decidieran también dejar de aportar dinero a la Estación Espacial Internacional en las mismas fechas.

Parece que lo más importante ahora es saber qué ocurrirá entonces y si habrá un nuevo proyecto público, privado o mixto que sea capaz de reemplazar la labor que la ISS realiza actualmente en el espacio.