El pasado viernes 22 de diciembre, SpaceX realizó su último lanzamiento del año con el Falcon 9, desde la Fuerza Aérea de Vandenberg (sur de California) poco después de las 5.30 de la tarde.

Esta fue la misión número 18 y la última de esteaño para SpaceX. El cohete partió el viernes con 10 satélites, dejando tras de sí una estela brillante que causó extrañeza y fascinación a quien lo puedo apreciar en el cielo del sur de California. El lanzamiento provocó un gran espectáculo visual, gracias a la mezcla de gas del Falcon 9, la temperatura e iluminación del cielo, creando así una especie de nube que se alcanzó a ver desde varios puntos cercanos a California.

Los conductores pararon en las carreteras para tomar fotografías y las redes sociales se encendieron llenándose de comentarios e imágenes de usuarios que no entendían de qué fenómeno se trataba. Incluso Elon Musk bromeó diciendo que se trataba de un “OVNI alienígena nuclear de Corea del Norte”, algo que aunque suene extraño algunos creyeron que era real.

Mientras muchos causaban revuelo en redes sociales al confundirlo con un objeto volador no identificado (OVNI), el fotógrafo Jesse Watson aprovechó para tomar 2.452 imágenes del cohete Falcon 9 desde su ciudad natal, Yuma (Arizona). A partir de una selección de 1.315 fotografías hizo un time-lapse de 40 segundos.

Watson comenzó a grabar las secuencias de time-lapse unos 45 minutos antes del lanzamiento con tres cámaras y una configurada para hacer vídeo telefoto. Después de pasar el cohete Falcon 9, siguió grabando unos minutos más. El resultado final fue editado en Adobe After Effects y Adobe Premiere Pro.

“Ya había visto un lanzamiento anterior desde el Campo de Misiles de Arenas Blancas y sabía que con la puesta del sol este podría adquirir una estética dramática”, explica.

Y aunque nunca antes había fotografiado el lanzamiento de un cohete, haber visto gran cantidad de imágenes y vídeos de anteriores misiones hizo que le surgiera la curiosidad así que Space X le presentó la oportunidad perfecta.