Desde hace unos meses hacia acá hay una red social que está arrasando de forma imparable. Ya no se lleva tener Twitter, Facebook o -incluso- Instagram, lo que de verdad triunfa entre el público joven y no tan joven es TikTok, esta aplicación basada en vídeos de corta duración que ha conquistado los smartphones de todo el mundo.

TikTok, que fue creada en 2016 por ByteDance y que venía a ocupar el hueco que otras aplicaciones habían dejado tras desaparecer (como Vine), es la red social que lo está petando sin lugar a dudas. Si no estás en TikTok, no estás en la ola y no eres mainstream, toca actualizarse o morir… o eso dicen los nuevos influencers.

Pues bien, hoy esta aplicación llega a nuestra revista por un motivo realmente oscuro, y es que según informaciones esta red social estaría aplicando una de las medidas más discriminatorias que se han visto en años.

Pero, ¿de qué medida estamos hablando? Pues de una que oculta el contenido que suben los usuarios gordos, discapacitados y homosexuales de TikTok. Es decir, que la aplicación restringe estas publicaciones al resto de usuarios de forma consciente.

Esta información, que ha salido a la luz gracias al medio alemán Netzpolitik, revela una práctica realmente discriminatoria (amén de rozar la ilegalidad) que ya ha sido justificada por parte de TikTok, los cuales han querido quitar importancia a esta nueva polémica.

La compañía ha respondido al diario alemán diciendo que esta solución se creó tras poner vídeos de todo tipo de usuarios a los moderadores de la aplicación, con la finalidad de señalar a aquellas personas que pudieran ser víctimas de intimidación o bullying por su aspecto físico, discapacidad o condición sexual.

Esta medida, que bien podía responder en un primer momento a un acto de buena voluntad por proteger a los usuarios más “abusables” según los baremos de la aplicación, acabó siendo una medida totalmente discriminatoria para esas mismas personas.

La forma de ocultar el contenido consistía en que las publicaciones de los usuarios que reunían estas características según la app sólo aparecían en las búsquedas de la gente de su mismo país (y no fuera de sus fronteras) y, en los casos más extremos, directamente se ocultaban del feed de la gente, para que no pudieran ver sus vídeos.

Las informaciones dicen que desde TikTok catalogaban con una etiqueta de “vulnerable” a usuarios que en sus biografías tenían puestas las etiquetas de #discapacitado o #chicagorda, por ejemplo.

Los responsables de la aplicación aseguran que esta medida nunca fue una solución a largo plazo y que actualmente ya no siguen esas políticas de discriminación, ya que “si bien la intención era buena, el enfoque era erróneo”.

Esto, que podría haberse cerrado de forma positiva de haber sido verdad, ha sido desmentido por el mismo medio alemán, el cual ha comprobado que, durante este mismo mes de septiembre, estas reglas del todo impropias y moralmente cuestionables han estado vigentes en la aplicación.

Sin duda las redes sociales están cruzando límites éticos que no deberían, si lo que quieren es que los usuarios nos sintamos libres e iguales. Hay esperanza, pero para ello debemos exigir y dejar claro cuales son las líneas rojas.