Europa y Estados Unidos, en los próximos dos años, obligará a los fabricantes de coches eléctricos que emitan un sonido cuando circulen para alentar a peatones y ciclistas.

A mí, personalmente, el ruido que emiten ya algunos vehículos eléctricos me gusta y me relaja. Es como una sinfonía efímera y sencilla de notas suaves y relajantes que, en contraste con los sonidos estridentes de la ciudad, agradezco.

Pero Ayax, un fabricante y distribuidor independiente de vehículos Toyota con sede en Uruguay, quiere ir más allá de crear una sinfonía o sonido elegante y amable. Ayax, en asociación con la agencia de innovación digital The Electric Factory: diseñadores de sonido y “expertos en ciudades inteligentes”, quieren crear un audio que, según dicen, podría ir más allá y beneficiar al medio ambiente.

Bajo el nombre de The Harmony Project, el sonido creado está inspirado en varios estudios que han examinado los efectos de las frecuencias de audio en las plantas y su crecimiento.

¿Pueden algunas frecuencias favorecer el crecimiento de las plantas?

Estos experimentos, llevados a cabo en India o Corea del Sur llegaron a la conclusión, después de haber obtenido distintos tipos de respuestas, que aunque el sonido puede ser un “posible desencadenante” para la protección de las plantas, todavía hay “algunas preocupaciones importantes sobre el uso del tratamiento de sonido en la ciencia de las plantas, incluido el hecho de que, todavía, no sabemos exactamente cómo las plantas perciben el sonido.

The Electric Factory no trabajó de la mano con científicos responsables de estos experimentos, pero sí tuvo en cuenta a los datos existentes para crear un audio con rangos de frecuencia que, según dicen, generará “mejoras en el crecimiento, biomasa, estomas (lo que favorece la absorción de agua y el uso de la luz) y favorece la división celular, fluidos en las paredes celulares y las encimas protectoras.”

Puedes escuchar el sonido aquí.

El proyecto parte de la base de no solo encontrar el “sonido perfecto” si no que, además, sea útil para el entorno y cómo este puede afectar a las cosas que se encuentran a su alrededor.

Existe ya una flota de híbridos Prius C en Uruguay que ya tiene este sonido incorporado a sus ordenadores electrónicos de a bordo. El siguiente programa piloto tendrá lugar en los próximos en Brasil y Argentina.

Ciapessoni, cofundador de The Electric Factory, afirma que esta es “la primera solución sónica del mundo para sanar el planeta” y, aunque pueda sonar un poco ambicioso, puede que sirva de inspiración a nuevas investigaciones sobre cómo mejorar nuestro planeta.