Elon Musk es un hombre de promesas.

Después de que el pasado 5 de octubre se ofreciera a ayudar a Puerto Rico en la reconstrucción de la red eléctrica que fue devastada por el huracán María, ha cumplido su promesa devolviendo la electricidad a miles de personas que siguen si ella.

Ayer, Tesla publicó un tweet con algunas fotos del proyecto de almacenamiento de energía solar que ha empezado en el Hospital del Niño en Guaynabo, gracias a las instalación de un campo de paneles solares cuya energía será almacenada por las baterías Tesla Powerpack. Cada Powerpack puede almacenar hasta 210 kWh de potencia.

Esta iniciativa se ha denominado como la ‘primera de muchas’ que se llevarán a cabo en todo el territorio puertorriqueño.

Tras ofrecer Musk su ayuda a través de Twitter, el Gobernador Ricardo Rosselló, le respondió con un ‘Hablemos’.

Aunque la compañía que parece estar detrás de devolver la energía a la isla es Whitefish Energy, que acordó un contrato de $300 millones con la autoridad de energía de la isla, lo realmente importante no es quien vaya a hacerlo, si no que se consiga el objetivo de Rosselló de devolver el 95% del poder de Puerto Rico vuelva a estar disponible para Navidad.