Tamagotchi vuelve a casa. Esta noticia puede producir dos tipos de reacción; la de los que les da un vuelco el corazón y la de los que lo primero que se les viene a la cabeza es, ¿en serio?

Pues sí, Banzai ha vuelto a lanzar Tamagochi; el que en 1996 revolucionó a todos los niños y niñas en Japón y en 1997 en el resto del mundo. Nos convirtió en esclavos de una mascota virtual a la que había que medicar, limpiar sus excrementos y entretener porque si no se aburría. Vamos, la antesala de los smartphones pero sin poder hacer llamadas.

Tamagotchi

Nunca tuve uno, pues prefería a Barbie quien no me exigía atención constante, pero recuerdo que en el colegio los profesores requisaban Tamagochis sin parar, los guardaban en cajones y sus dueños aprovechaban las horas de recreo para saltarse las normas, subir a clase, abrir el cajón de la mesa del tutor para inyectar medicinas y limpiar las infinitas cacas que rodeaban la mascota. Un planazo, vaya.

Para los que no lo tuvimos ahora tenemos la posibilidad de poner a prueba nuestra responsabilidad, y los que ya tuvieron uno y se cansaron de él (o se hicieron mayores y les daba vergüenza reconocer que todavía lo tenían) pueden comprarse uno en Amazon (ojo que cuestan $130 y encima son más pequeños) y recordar viejos tiempos. Si puedes ir al trabajo en patinete y con la gorra para atrás y nadie te mira raro, es un buen momento para comprarte uno y ver si eres capaz de cuidar de algo.

Tamagotchi

Si tienes prevista una escapada a Japón, podrás adquirirlo por $13,55 (en 1996 costaba $17,99) o en Amazon Japón por $17,39.

¿Acabarás comprándote uno?