La supermadera es la madera 12 veces más resistente que la madera natural y más fuerte que muchas aleaciones de titanio.

Este nuevo material ha sido desarrollado por ingenieros de la Universidad de Maryland, en EEUU, que han encontrado la manera de tratar la madera haciéndola tan fuerte como el acero.

“Encontramos una solución promisoria en la búsqueda de materiales sostenibles y de alto rendimiento”, dijo a BBC Mundo Liangbing Hu, profesor asociado de ciencia e ingeniería de materiales de la Universidad de Maryland y líder del equipo que desarrolló el nuevo material.

“Este tipo de madera podría usarse en automóviles, aviones, edificios y cualquier aplicación donde se use acero”.

¿Cómo tratamos la madera natural para conseguir la supermadera?

Según Hu, el proceso para transformar una madera en una supermadera sigue dos pasos.

“El primer paso es un tratamiento químico que extrae parcialmente la lignina(el pegamento entre las células de la madera)”, dijo. “Y el segundo paso es la compresión de la madera con calor a 100 grados centígrados, lo que reduce su grosor en cerca de 80%”.

Este proceso permite, “el colapso completo de cualquier vacío o espacio, lo que reduce los defectos en la madera y aumenta significativamente su resistencia”.

Una supermadera tan resistente que puede sustituir al acero

“Es fuerte y resistente, una combinación que normalmente no se encuentra en la naturaleza”, dijo Teng Li, co-director del equipo y Samuel P. Langley, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Escuela Clark de la UMD.

La supermadera a prueba de balas

Los científicos de Maryland probaron el material disparándole proyectiles de acero muy similares a las balas.

Y, ¿adivináis que?

El proyectil atravesó la madera natural pero la supermadera fue capaz de detener el proyectil hasta la mitad. “El tratamiento funciona tanto con maderas duras como blandas y aumenta en forma significativa al mismo tiempo su resistencia y su dureza”, señaló Hu. Se necesita 10 veces más energía para fracturarla que la madera natural. Incluso se puede doblar y moldear al comienzo del proceso.

Hu asegura que la nueva madera ofrece, además de su fuerza y resistencia, un material de bajo costo, abundante y cuya producción minimiza el uso de combustibles fósiles que aumentan las emisiones de dióxido de carbono.

Ya hay una startup de la propia universidad que ha visto el negocio claro. Su nombre es Inventwood LLC y actualmente está trabajando para comercializar esta tecnología.