Este próximo viernes, día 4 de enero, SpaceX estará listo para lanzar la carga más secreta hasta el momento; un satélite clasificado del gobierno estadounidense, construido por Northrop Grumman.

El nombre de esta misión tan secreta es Zuma. No se sabe a qué nave espacial subirá ni a qué agencia gubernamental pertenece el lanzamiento. Lo que sí sabemos es que Zuma está programada para entrar en la órbita terrestre inferior desde la parte superior de un cohete Falcon 9 que saldrá de Cabo Cañaveral (Florida).

Problemas antes del lanzamiento

Este lanzamiento, que originalmente iba a ser una misión lanzada a finales de noviembre, se retrasó por razones desconocidas. El 17 de noviembre SpaceX decidió retirarse de la misión por un tiempo mientras revisaba los datos de una prueba que la compañía hizo para otro cliente. Ahora parece que la revisión está completa y SpaceX está listo para volver a intentarlo.

Zuma se lanzará desde la plataforma (recientemente renovada) de SpaceX en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral (en lugar de la plataforma cercana de la compañía en el Centro Espacial Kennedy de la NASA), como se planeó originalmente en noviembre.

Zuma no es de la primera misión de carga secreta que lanza SpaceX. Tras recibir la certificación en 2015 para el lanzamiento de satélites militares, la compañía lanzó dos cargas útiles clasificadas, y además está programando otras para más adelante.

Por el momento, ninguna oficina del gobierno ha reclamado la misión Zuma.

Otra gran misión para SpaceX

Pero la misión más importante del momento para SpaceX es poner a prueba el Falcon Heavy, antes de su debut (en enero) con un Tesla Roadster a bordo. Para crear aún más expectativas, SpaceX ha lanzado este vídeo, a vista de drone, con el propulsor triple colocado en la plataforma de lanzamiento de prueba.

La escala del cohete resulta impresionante, con una potencia de despegue equivalente a 18 aviones 747 a máxima potencia, convirtiendo a Falcon Heavy en el cohete operativo más poderoso del mundo. 

Aunque los detalles de la misión están aún incompletos, Musk ha dicho lo siguiente:

SpaceX necesitará (antes del lanzamiento) disparar de forma estática los 27 motores Merlin 1D del Falcon Heavy a la vez y por primera vez. Así que el lanzamiento se llevará a cabo si esto funciona a la perfección y, según palabras del propio Elon Musk, existe una gran posibilidad de que Falcon Heavy y su Tesla Roadster (que irá como carga) exploten antes de escapar de la gravedad de la Tierra.