Si la semana pasada os informamos del hito histórico que supuso la puesta en órbita y posterior aterrizaje de un cohete reutilizado por parte de SpaceX, esta vez tenemos que hablar de la primera misión espía de la compañía: mandar al espacio al satélite NROL-76. SpaceX ha estado firmando contratos militares desde hace un año, pero no había realizado ningún lanzamiento para la NRO (Organización Nacional de Reconocimento), una agencia de la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos.



El lanzamiento del satélite NROL-76 está programado para el próximo 16 de abril en el centro Kenedy, dentro del famoso Cabo Cañaberal. Todavía no conocemos la hora exacta, ni siquiera la ventana (el espacio de tiempo previsto con clima favorable para un despegue). Casi no sabemos nada. El lanzamiento estaba confirmado desde hacía meses, pero casi no hay información. Lo que sí sabemos es que el satélite tiene como fin la vigilancia del planeta entero y trabajará para todas las agencias de inteligencia del país y para las fuerzas armadas.

Musk nos desconcierta

Elon Musk quiere cambiar el mundo de arriba abajo y en poco tiempo. Todo aquel que siga Rewisor habitualmente sabe que marcamos de cerca a la que puede ser la persona más importante de este siglo. Fundador de Paypal, SpaceX, Tesla Motors y Solarcity. Ah, y también es el creador del sistema de transporte más rápido y limpio del mundo; Hyperloop. Casi cada mes hace algo que cambia las reglas el juego.

Elon es una persona que afirma que sus metas en la vida son conseguir que la Tierra dependa al 100% de energías renovables y llevar a la humanidad a otros planetas. No parece el típico millonario que trabaja simplemente para hacer más dinero, o por una lucha de poder. Nos sorprende que tenga tanta afinidad con el ejército, las agencias de inteligencia y el gobierno ejecutivo de Donald Trump. Él se explica diciendo que aunque no se lleve bien con ellos, es la mejor oportunidad que tiene para poder influir en la toma de decisiones.