De forma, más o menos, sorpresiva Sony nos decía de golpe y porrazo que ya teníamos disponible el servicio de juego por streaming de PlayStation Now tras apenas un mes de beta cerrada para unos pocos afortunados. Prácticamente sin información y con muy pocos betatester (en mi círculo cercano de 30 solicitudes no aceptaron ninguna) en España, la propuesta de juego en la nube de Sony aterrizaba de forma oficial el pasado martes 12 de marzo con un gran catálogo y muchas cuestiones que responder.

Para empezar a contestar todas las dudas que podáis tener toca comenzar por el principio. ¿Qué es exactamente PlayStation Now? Pues PS Now (como ahora nos referiremos a él) es un servicio por el cual la gente se conecta desde su PlayStation 4 o su PC a la nube de Sony y puede jugar a sus juegos a través de internet, sin utilizar sus equipos personales para mover los juegos ya que estos funcionan a través de los servidores de Sony. De esta forma, con tan sólo descargarnos un cliente de PlayStation podemos jugar a obras maestras como Bloodborne o The Shadow of the Colossus, sin necesidad de bajarnos el juego ni de ninguno de esos problemas asociados al juego tradicional. Tú sólo pones el internet, de lo demás se encarga Sony.

Para quienes esta idea les resulte extraña o del futuro, hay que comentar que en EEUU llevan ya un tiempo con este servicio, con más o menos éxito, y que desde el viejo continente llevábamos ya años pidiéndolo, debido a que elimina la necesidad de tener hardware dedicado (en este caso una PlayStation) para poder jugar a los juegos de consola nipona. Que ni son pocos ni malos, sino todo lo contrario.

Pero este servicio no termina aquí en cuanto a funcionamiento, sino que toca comentaros que algunos juegos se pueden descargar en vuestra PS4 por si, por ejemplo, os lleváis la consola a la playa y ahí no tenéis internet, pero justo ese mes habíais pagado el servicio. Para ello Sony ha habilitado la opción de que una escasa selección de juegos se pudiera descargar en la consola y eliminar el problema de jugar por streaming cuando tu conexión es muy mala. Por desgracia son unos pocos los títulos disponibles, en concreto sólo los de PS4 que hay en el catálogo y unos pocos de PlayStation 2. Por lo que este servicio, en su concepto y en forma, es un servicio de streaming con una pequeña excepción, pero para ser rigurosos teníamos que explicarlo todo.

La experiencia es un grado

Vale, ahora ya sabemos de qué va PS Now y cómo funciona, así que es momento de explicar que tal funciona este servicio fuera de la teoría y llevado a un país como España, donde sus telecomunicaciones no es que sean las mejores del mundo (todos tenemos amigos que siguen con ADSL en casa). Para ello he estado durante la última semana probando juegos, tanto desde el PC como en la PlayStation 4 y utilizando la conexión a internet tanto por cable como por WiFi para así testear todas las situaciones cotidianas que los usuarios pueden encontrarse en su día a día.

Mi primer contacto con PS Now fue a través del PC y conectado por cable al router (con una línea de internet de 100 MB simétricas de fibra óptica), por lo que superaba el mínimo recomendado de Sony de 5 Mbps, así que en principio me encontraba en el escenario perfecto. Y la verdad, la experiencia fue perfecta. Apenas tardé medio minuto en bajarme el cliente de PlayStation en el PC, meter mi usuario de Sony y conectar el DualShock4 al ordenador. Una vez hecho esto tan sólo había que darle a jugar.

Quitando el primer día, donde algunos juegos experimentaron colas para jugar (sí, como en Ticketmaster cuando vas a comprarte las entradas para ver a Bruno Mars y te tiras un par de horas mirando la pantalla), pero nada más. En definitiva, con casi todos los títulos tan sólo había que seleccionarlos y listo, a jugar. De media, para los que aman los números, entre pinchar un juego y estar jugando podían pasar unos 30/40 segundos. Una gozada. En poco más de una hora pude ver los openings de un montón de juegos que quería jugar desde hace años, sin esperar, sin instalar nada y sin quedarme sin espacio en el disco duro. Vamos, lo que nos prometía Sony hecho realidad.

Una vez que vi que a través del PC y por cable el servicio iba, literalmente, perfecto, tocaba pasar a la PS4 Pro, conectada a su correspondiente televisión 4K y enganchada a internet por WiFi, para así simular la realidad de la mayoría de las consolas en los salones españoles: estar debajo de la televisión y con el router tan lejos que no hay más remedio que tirar de WiFi. Pues bien, aquí ya empecé a verle las costuras al servicio de distintas formas. Primero porque el servicio depende al 100% del internet, por lo que la conexión inalámbrica por muy buena que sea no es tan estable como el cable, amén de que la tarjeta de red de la consola de Sony deja bastante que desear. Aún así tampoco fue trágico, tan sólo algunas escenas algo más pixeladas de vez en cuando o extrañas aceleraciones y ralentizaciones puntuales. Se podía jugar, que es lo importante.

El segundo punto que no me gustó fue la resolución, ya que desde el primer momento quise descubrir si este servicio llegaba a darnos el contenido en 4K a los que disfrutáramos de una PS4 Pro y una tele 4K (por eso antes dejé claro nuestro equipo de pruebas) o si bien se mantenía en resoluciones de alta definición y nada más. Y sí, lo que me temía se cumplió, ya que al jugar en la televisión (que tiene mucha más resolución que mi monitor) pude observar que el servicio ofrece la imagen en HD y no en UHD, por lo que la borrosidad en las escenas y la falta de nitidez era bastante apreciable en estas condiciones. No es tampoco un drama, pero sí algo molesto.

Sin duda, este PS Now gana a través de cable, teniendo fibra óptica y siendo Full HD nuestra televisión o monitor. Si no es así la experiencia no es que sea una desgracia, pero está claro que pierde bastante, ya que nos hace recordar todo el rato que estamos ante un servicio de streaming, y eso actualmente no es sinónimo de máxima calidad, por desgracia.

Al turrón

Y bien, una vez vistas nuestras pruebas y experiencias os estaréis preguntado: ¿pero merece la pena entonces el servicio? Pues bien, depende. El PS Now cuesta 14,99 euros un mes y el año completo 99,99 euros, por lo que no estamos hablando de un servicio barato, está claro. A cambio, tenemos una selección de más de 600 juegos y la posibilidad de jugar en el PC sin necesidad de consola, pero puede no convencer a todo el mundo por varios motivos, y ninguno de ellos peregrino.

Para empezar más de la mitad de los títulos son de PlayStation 3, por lo que si tuviste la anterior generación ya los habrás jugado a casi todos (o al menos a los que merecen la pena de verdad). Luego está el tema de que la selección de PlayStation 2 es bastante escasa, faltando clásicos míticos de la consola que podrían apetecer por la nostalgia. Y, para acabar, que los juegos de PS4 que incluye el servicio tienen, de media, más de dos años de antigüedad, por lo que no encontrarás estrenos ni nada parecido (como sí vemos en el Origin Access Premiere o en el Game Pass, en los que por el mismo precio no dejan de añadir juegos de salida y catálogo actualizado).

Con todo esto ya aprendido y siendo conscientes de las limitaciones del servicio, decidir si merece o no la pena creo que pasa por la sencilla pregunta de: ¿hay juegos que quiero jugar en el,PS Now que no pude pasarme en su momento o que no pude comprarme nunca? Entonces la respuesta es sí, sin duda merece la pena, ya que por lo que te cuestan tres cervezas tienes un mes de exquisitos títulos y horas de diversión. Si la respuesta es no, entonces no creo que PS Now sea para ti, en absoluto, ya que el precio entonces sí es caro para no traer ninguna novedad en su catálogo.

Personalmente, esta oferta de streaming que ahora ofrece Sony está bien para activarla en determinados meses, cuando nos surjan las ganas de pasarnos este u otro título del que siempre te hablaron bien tus amigos, pero creo que para nada es un servicio que adquirir por todo un año ya que las opciones que me da la competencia son mucho mejores en cuanto a novedades y nuevos lanzamientos.