Los avances tecnológicos han acelerado de un tiempo a esta parte la dinámica del ‘renovarse o morir’. Esperamos, y exigimos, cada vez más en cuanto a tecnología de consumo, por lo que el mercado debe evolucionar a pasos de gigante. El sector del juego, íntimamente ligado a la tecnología desde los años 80, ha visto cómo los jóvenes han cambiado las máquinas de las salas recreativas y sus juegos de Atari por las salas de apuestas deportivas, ruletas y blacjack, y sus respectivas versiones para smartphone. Han pasado del insert coin para jugar hasta el game over, pagando la partida, por la posibilidad de que esa moneda se multiplique, jugando a adivinar, por 2, por 10 o por 50, o en el peor de los casos, por 0.

Lo que es obvio es que la popularización y normalización del juego está ligada a esta difusión por medio de avances tecnológicos, y que en el momento presente existe un crecimiento real y estable del sector. Y se trata de un terreno en el que se mueve mucho dinero. Así que se está convirtiendo en el objetivo de muchos profesionales que poco a poco se han ido especializando en ofrecer productos y servicios atractivos a sus grandes magnates.

¿Cuáles son los profesionales clave en este mercado? De una parte, nada sería posible sin los desarrolladores de juegos que estén a la altura de lo demandado por el usuario actual: buenos gráficos, estabilidad a prueba de lags, experiencias reales a través de la tecnología VR, etc. Pero otro tipo de tecnologías serán las que hagan que el gamer se decante por una u otra plataforma, así que los expertos en ciberseguridad tienen un frente abierto en el sector del juego: estos profesionales son los que deben estar a la vanguardia frente a otros para que la experiencia pueda centrarse simplemente en disfrutar sin riesgos de ningún tipo.

Pero, en realidad, son los negociadores y CEOs los que consiguen distinguir qué profesionales trabajarán para los casinos online más importantes, como 888 o PokerStars. Son los acuerdos entre ellos los que colocan a unos por encima de otros en el Top 10. Por eso, cada vez proliferan más los eventos tipo ASEAN Gaming Summit. Este precisamente se celebra en menos de un mes, del 20 al 22 de Marzo en Conrad Manila en las islas Filipinas, con el objetivo de que los profesionales establezcan alianzas y aprendan unos de otros mediante formación y talleres. Contempla la afluencia de alrededor de 300 empresas asiáticas del sector y, como corresponde, se celebrará en un ambiente muy ‘premium’. El acceso por persona y día cuesta 795$, y el de los tres días de duración del evento 2.495$, obviamente con todo incluido.

Estas cifras revelan que acudir a un evento de esta envergadura se traducirá en interesantes beneficios; una inversión como esta sólo se hace si lleva intrínsecas ganancias reales. El despliegue de medios necesario para organizar un ASEAN Gaming Summit conlleva a un equipo multidisciplinar y aquellas empresas que se dedican a posibilitar estos encuentros también se están especializando, ya que cada vez son más frecuentes y se suelen celebrar todos los años. Sean de acceso restringido o abiertas a cualquier tipo de asistencia, suelen celebrarse en grandes superficies, requieren conexiones de alta velocidad que requieren un funcionamiento impecable de todos los stands. Un evento tecnológico con fallos eléctricos o de redes se puede venir abajo.

Pero la tecnología no es lo único que debe funcionar en un encuentro, que ante todo, debe ser social. Por tanto, el diseño de espacios interiores, la climatización, y la oferta de restauración deben estar muy orientadas al confort. Estos profesionales también han visto un aumento en la demanda de sus servicios. Y es que, si bien la tecnología está terminando con algunas profesiones automatizándolas, hace que otras surjan o cobren mayor importancia. Mientras los eventos vayan dirigidos a personas, la humanización de espacios seguirá siendo imprescindible.