Patinar no es un crimen (si patinabas en los 90 entenderás esto), pero la construcción de las tablas nunca brilló por su sostenibilidad.

Rolkaz Collective quiere cambiar los procesos construyendo unas tablas guapísimas hechas con materiales 100% sostenibles para que patines con la mente tranquila sin perder un ápice de estilo.

Con un diseño cuidado y dos modelos diferentes, Drifter y Mala, este equipo de diseñadores ha creado una nueva línea de tablas utilizando exclusivamente fibras de cáñamo y lino unidas con resinas vegetales de alto rendimiento.

ROLKAZ COLLECTIVE Y SUS TABLAS DE CÁÑAMO

Fundado por Janko Mandić y Katja Kremenić, unos diseñadores apasionados de las tablas, el colectivo se dedica a hacer realidad ideas innovadoras de la manera más sostenible posible. Sus diseños combinan materiales sostenibles de alta calidad con un diseño moderno y, según ellos, capaz de aguantar al más duro de los riders.

A pesar de la manía de dar la espalda al cáñamo porque (inserta aquí tu teoría o conspiración, probablemente cierta, favorita), éste sirve para mucho más que ser fumado. Las tablas de Rolkaz están planteadas desde el diseño hasta la construcción para optimizar recursos y utilizando materiales renovables con la innovación y el consumo responsable como principales objetivos. Todos sus materiales han sido cultivados y procesados en Europa donde se realizará también el ensamblado.

DRIFTER Y MALA

Después de muchas pruebas para dar con la tabla que querían hacer, Rolkaz se decidieron por estos dos modelos.

Drifter fue su primer diseño para un skateboard hecho de cáñamo. Una cruiser de 28 pulgadas, ligeramente cóncava y con tail y nose levantados. Una tabla grande, fácil de manejar y versátil que viene en cuatro colores.

 
 
Mala, que significa ‘pequeña’, es la hermanita de la Drifter. Con una alineación más estrecha para las ruedas y tan solo 24 pulgadas, Mala es la hermana juguetona y portátil para que te la lleves a todas partes.
 
 

CAMPAÑA EN KICKSTARTER

La campaña sale a la luz el miércoles, 3 de mayo a las 15h CET (horario central europeo) con una meta inicial de 25,000$. Puedes participar aquí adquiriendo desde un set de ruedas (aunque parece que éstas no están hechas de cáñamo) por 35$, hasta 4 tablas completamente montadas con ejes Paris Street por 1,450$.

Eso sí, no tengas prisa por recibirlas. Recuerda que es un Kickstarter así que la producción dependerá de la cantidad de pedidos y el éxito de la campaña, con una fecha estimada de entregas para febrero o marzo de 2018. Hasta entonces te invitamos a que veas el vídeo de la campaña y unas cuantas fotos de lo que Rolkaz espera que sean las cruisers del futuro.