El robot YuMi se coloca delante de una orquesta y agita su batuta con una mano, mientras que la otra se mueve en el aire como una caricia, al son del aria “La Donna E’ Mobile” de Verdi.

La voz del tenor italiano Andrea Bocelli resuena en la bóveda del teatro toscano, pero todas las miradas se concentran en el director de orquesta que es este robot con una interesante afición por Verdi.

El concierto ofrecido en Pisa fue su estreno mundial. Sus dos brazos mecánicos dirigieron música en vivo en el cierre del primer congreso mundial de robótica.

¿Cómo consiguió YuMi convertirse en director de orquesta?

Andrea Colombini, director del recinto, explicó que el desempeño del robot se desarrolló en dos pasos; en el primero sus movimientos fueron capturados con un proceso llamado lead-through programming, donde los dos brazos de YuMi son guiados para seguir sus movimientos y de esta manera quedan registrados.

El segundo paso consistió en afinar los movimientos del software RobotStudio de ABB, en el que se aseguró que los movimientos se sincronizaran con la música.

“Debo decir que el resultado final es increíble. Los matices gesticulares de un director han sido reproducidos a un nivel que antes era impensable mí. Pero lo hicimos: YuMi logra un nivel muy alto de fluidez de gestos, con una increíble suavidad de tacto y matización expresiva”, enfatizó Colombini.

¿Qué sabemos de YuMi?

Es colaborativo, preciso, ágil y flexible y consigue que las pymes sean más competitivas, más productivas y más eficientes. Así es Yumi, un robot de la firma especializada en tecnologías eléctricas y de automatización ABB, el único industrial de doble brazo que puede trabajar conjuntamente con los humanos gracias a su diseño intrínsecamente seguro.

YuMi cuenta con dos manos antropomórficas de 14 ejes, que son adaptables y configurables y, mediante unos sensores y cámaras es capaz de mantener una tarea guiada que proporciona una ‘alta precisión de movimientos’.

Para terminar y para que los amantes de la música lo sepan y se queden tranquilos, YuMi puede dirigir partituras pero no improvisar, reaccionar o interactuar con los músicos.