Amazon lleva tiempo enfocando su camino hacia la dominación de la venta minorista mundial y ahora mismo está en pleno apogeo, con unos cuantos proyectos que abarcan campos como el de la alimentación; con la adquisición de Whole Foods, el lanzamiento de su propia línea de ropa o ganar terreno en el complicado campo de la farmacéutica.

Pero ahora se atreve con un terreno inexplorado, como es el de los muebles y la decoración y lanza Rivet, una marca de muebles para competir directamente con gigantes como Ikea, que apuesta por productos atractivos, duraderos, bastante asequibles y con envíos a corto plazo. Básicamente, una línea moderna dirigida a la generación millenial.

Pero esto no se queda aquí, la compañía dirigida por Jeff Bezos ha lanzado también otra línea llamada Stone & Beam, con un estilo country-moderno dirigida a familias con un poder adquisitivo más alto.

Ambas líneas se centran en los muebles y la decoración del hogar, con cientos de piezas que incluyen sofás, sillas, mesillas, lámparas y obras para colgar. Y es que el punto fuerte del nuevo servicio de Amazon, para sus clientes Prime de EEUU, se encuentra en la gestión y transporte de los mismos y la instalación de los productos en casa, incluida en el precio, así como un periodo de 30 días para devolverlo sin ningún tipo de coste y todos los productos contarán con un año de garantía.

‘Rivet’ y ‘Stone & Beam’; la nueva apuesta de Amazon

Los muebles de Amazon vienen ensamblados y cuando lleguen a casa el cliente sólo tendrá que unir algunas piezas más molestas de empaquetar, como las patas o apoyabrazos.

Por otro lado, tenemos que apuntar que a diferencia de Ikea no recibiremos nuestro pedido en casa en un par de días, pero esperar una semana para que llegue nuestro sofá a casa y nos lo instalen está muy bien, teniendo en cuenta que cualquier minorista de muebles tradicional podría tardar entre seis semanas o más.