El #DES2018, que se celebró del 22 al 24 de mayo en Madrid se ha vuelto a convertir en la cita de referencia para las empresas que quieren mejorar su competitividad gracias a la transformación digital. Rewisor estuvo allí y esto es lo que más nos interesó.

Esta feria es un foro de conocimiento al que cada año acuden más líderes políticos y empresariales en busca de las claves de la actual revolución tecnológica que puedan ayudarles a diseñar el futuro, integrando la tecnología en la sociedad y las empresas como una palanca de desarrollo económico mundial.

El desarrollo de nuevas tecnologías están planteando importantes oportunidades y retos a las empresas que están inmersas en la era de la transformación digital. Temas como el blockchain, la inteligencia artificial, IoT (Internet de las Cosas), machine learning o realidad virtual han sido los más tratados durante los tres días que ha durado el encuentro.

Bajo el lema Facing the Digital Avalanche (enfrentándose a la avalancha digital, en español), más de 400 ponentes han discutido las claves para la digitalización a través de sus casos de éxito.

Algunas de las ponencias a las que asistimos y que más interesantes nos parecieron fueron las dos siguientes:

La sociedad hiper digital: las 10 fuerzas que cambiarán nuestras vidas

Alberto Delgado es el co-director del programa ‘Digitalízate’ de SEIDOR – ESADE Business&Law School y Director de Consultoría Transformación Digital.

La tecnología en cualquier campo avanza sin freno y todavía tendrá un mayor impacto social, económico y personal que el que ahora experimenta. En tan solo 10 minutos, Delgado respondió a una serie de preguntas enumerando las fuerzas de la transformación de la sociedad hiperdigital:

Hipercognificación: vamos a dejar de ser los únicos seres que piensan. Las IAs y cíborgs convivirán con nosotros, así que es el momento de redefinirnos como especie.

Hiperinformación: necesitamos buscadores más sofisticados y precisos para poder acceder a toda aquella información que desde buscadores como Google, Yahoo, etc, no podemos alcanzar. La web representa un escaparate muy pequeño del mundo.

Hipervirtualización: cada vez accederemos a las cosas como servicios ya que estamos virtualizando los servicios. La tecnología es la conectora.

Hiperinstantaneidad: llevamos la ‘instantaneidad’ a muchos aspectos de nuestras vidas. Esto elimina las pausas y borra las barreras entre lo personal y lo profesional.

Hipercolaboración: ejemplos de plataformas como Wikipedia o YouTube en los que los usuarios comparten sus conocimientos para que el resto puedan aprender, mejorar y conocer.

Hiperplataforma: puesta en contacto de personas para prestar múltiples servicios como hace Facebook, Amazon y otras grandes empresas. El poder de internet se condensa en unos pocos. Los negocios de plataforma son oligopolíticos.

Hiperautomatización: los empleos cambiarán tanto que no tendrán nada que ver con los trabajos que realizamos ahora. Se necesitará una renta básica universal para todas aquellas personas que se quedarán sin trabajo porque este será automatizado.

Hiperdescentralización: hay que autenticar y dar fe de lo que sucede sin necesidad de intermediarios. Descentralizada y que nadie gobierne la información gracias a diferentes mecanismos tecnológicos.

Hiperindividuo: la tecnología nos hace y hará mejores y nos transforma. Vamos a ser un yo diferente y actualizado.

El liderazgo femenino en la Tranformación Digital

En una mesa redonda compuesta por Inmaculada García (CEO&Founder de Data Adviser, Rodolfo Carpintier (Digital Assets Deployment), Baltasar Carretero (Managing Partner Quiont Wellington Redwood), Cristina Aranda (CMO&Co-founder Intelygenz & Mujeres Tech) y Margarita Villegas (Universidad Internacional de La Rioja) expusieron ideas, contaron experiencias y debatieron sobre la mujer en el sector tecnológico.

Cristina Aranda empezó hablando sobre porcentajes de mujeres en trabajos relacionados con la tecnología. Uno de los dato que más nos sorprendió fue que de 2 millones de demanda de puestos en ciberseguridad, solo el 11% son mujeres, el 15% son desarrolladoras. En números generales, solo el 20% se dedica al sector tecnológico.  

Además, habló sobre Mujeres Tech, un programa compuesto por una comunidad de 320 niñas con talleres para mujeres y hombres emprendedores digitales.

Por otro lado, Rodolfo Carpintier anunció que solo hay un 8% de mujeres Business Angels. Carpintier añadió que desde 1994 ha crecido muchísimo el emprendimiento e inversión por parte de las mujeres, a pesar de que actualmente no llega a alcanzar ni el 20%.

Baltasar Carretero habló sobre el Design Thinking y sobre la importancia de incluir dos géneros para el diseño de producto. Si no el producto quedará incompleto.

Inma García comentó que el proceso de selección para los puestos tecnológicos debe variar y ser más inclusivo. Además, añadió que cada vez que entrevista a mujeres y se les pregunta que hablen de lo que se les da bien y mal siempre comentan primero lo que no saben hacer y, a la hora de hablar de lo que saben hacer, en muchas ocasiones tratan de justificar por qué se les da bien algo, como si se sintieran mal por decir que algo se les da bien.

Durante el debate final se habló sobre startups y mujeres emprendedoras. Cristina Aranda comentó que, muchas ocasiones, empresas fundadas solo por mujeres han tenido que inventarse un fundador varón para que Business Angels pongan dinero en sus empresas. A eso, Baltasar Carpintier comentó el por qué a él le costaba invertir en startups femeninas: porque las empresas con fundadoras femeninas siempre tienen problemas y que acaban en discusiones‘. A eso, Inma García le contestó diciendo que ella llevaba 15 años con una empresa fundada por ella y otra socia y que jamás habían tenido ningún problema.

Por otro lado, Cristina Aranda comentó algo que nos gustó mucho e hizo sorprendernos por la naturalidad con la que lo decimos y la fuerza que tiene hacia las mujeres. Su pregunta estuvo dirigida al público y fue la siguiente: ¿quién ha escuchado alguna vez decirle a un niño que no sea mandón? La respuesta fueron 2/3 manos levantadas (de 25/30 personas). La siguiente pregunta fue: ¿quién ha escuchado alguna vez decirle a una niña que no sea mandona? Casi el 100% del público (que cabe añadir que solamente había 3 hombres de unas 25/30 personas). Su conclusión fue que cuando a una mujer desde que es niña se le hacen comentarios de este tipo no desarrolla el espíritu de líder de la misma forma que un hombre. Así que, a la hora de querer alcanzar un puesto de liderazgo o exigir algo, en muchas ocasiones nos cuesta y optamos por no exigirlo y quedarnos como estamos.

‘Queremos sentirnos únicos y diferentes y tener la posibilidad de participar.’

Nos pareció un ejemplo muy gráfico sobre como la cultura influye en nuestro comportamiento y como, sin apenas darnos cuenta por tenerlo tan arraigado, influimos con pequeños actos y comentarios que parecen no tener importancia en el desarrollo de las personas.

Nosotros nos despedimos del DES18 con esta frase de Inma García:

‘La diversidad es el único camino hacia la innovación.’