A día de hoy los tratamientos con células madre son una pieza clave de la investigación médica. Podemos encontrar ya terapias que van desde la recuperación tras un cáncer, hasta la reparación de una cornea dañada. Las posibilidades que este tipo de tratamientos ofrecen se multiplican con el paso del tiempo. Pero sin duda, la última propuesta nos ha dejado boquiabiertos: ¡revertir la muerte!

A partir de un artículo publicado en STATS, nos hacemos eco de que el equipo de investigación de la empresa Bioquark, situada en Filadelfia, está planeando un estudio con células madre en el que tratarán de devolver la vida en personas declaradas con muerte cerebral.

Pero, ¿cómo?

En este nuevo, y por supuesto muy controvertido estudio, se espera contar con alrededor de 20 pacientes que recibirán una serie de tratamientos por fases. Primero, se les inyectará células madre aisladas de su propia grasa o sangre. Segundo, se usará una mezcla de proteínas que se inyectará en la medula espinal de los pacientes, cuyo propósito es potenciar el crecimiento de nuevas neuronas. Por último, y durante 15 días, el paciente será sometido a un régimen de estimulación nerviosa y terapia láser dirigido al cerebro.

El fin de esta terapia es la creación de nuevas neuronas, estimulándolas además para formar nuevas conexiones entre ellas, y trayendo al cerebro del paciente, de este modo, de nuevo a la vida.

Imagen obtenida por microscopio electrónico de barrido de un cultivo de neurona humana a partir de células madre. Crédito: Mark Ellisman y Thomas Deerinck, UC San Diego

Como cabe esperar este estudio está plagado de dudas y preguntas. Por ejemplo, y como apuntan en STATS, podríamos preguntarnos con que habilidades funcionales “despertaría” el paciente. Nosotros vamos más allá y nos preguntamos, qué pasaría en caso de que éstas sean extremadamente reducidas, ¿qué se haría con el paciente? Como el propio CEO de Bioquark, Ira Pastor, comenta a STATS: “Las consecuencias a largo y medio plazo de este tratamiento no son el foco principal de este primer experimento”.

¿Qué hay de cierto en todo esto?

La realidad es que actualmente no existe suficiente literatura científica como para poder asegurar que el tratamiento que Bioquark pretende seguir funcionará. Lo que es seguro es que este nuevo anuncio añade leña al fuego de las “falsas esperanzas” que muchos científicos llevan tiempo denunciando públicamente.

Si bien es cierto que las inyecciones de células madre han mostrado resultados esperanzadores en niños con daños cerebrales, la extrapolación de su uso en sujetos con muerte cerebral es realmente dudosa. Tal y como se apunta en STATS, existe también un pequeño estudio llevado a cabo en 21 pacientes con daños cerebrales que mostraron una mejoría tras ser inyectados con células madre. Pero, de nuevo, las condiciones que plantea la compañia Bioquark son muy diferentes.

En cualquier caso, parece que tendremos que estar atentos a los pasos que la compañia Bioquark seguirá. Quizá todo se quede en palabrería técnica que no va a ningún lado, o quizá estemos cada vez más cerca del mito de Prometeo. ¿Nos estaría dando un aviso Mary Shelley hace dos siglos con el relato de Frankenstein? ¡Veremos!

Escena de Frankenstein. Crédito: Universal Pictures