Jeff Bezos anunció este martes a través de su cuenta de Twitter que ha comenzado con la instalación de un reloj que durará 10 mil años.

El fundador y CEO de Amazon y Blue Origin quedó entusiasmado con el proyecto que ha bautizado como ‘Clock of the Long Now’, más conocido como ‘El Reloj de los 10.000 años’, de Danny Hillis.

Hillis era un matemático del MIT y prolífico inventor que ideó un reloj que sirviera para recordarnos las consecuencias de nuestros actos. Bezos espera que el reloj sirva para recordarnos que el mundo sigue su curso y que nosotros somos los responsables de todo lo que sucede aquí, tanto a la humanidad como al planeta.

Se trata de un ambicioso proyecto que busca representar ‘el pensamiento a largo plazo’, como escribió Bezos en su cuenta de Twitter.

El dueño de Amazon es uno de los principales inversores en este proyecto, en el que se involucró hace más de siete años. Pero es ahora cuando ha empezado con la construcción en un terreno de su propiedad, en el interior de una montaña del suroeste de Texas. ¿El precio del proyecto? 42 millones de dólares.

¿Cómo funciona ‘El Reloj de los 10.000 años’?

El reloj, que tendrá 150 metros de altura, será mecánico y estará impulsado por los ciclos térmicos, sincronizados al mediodía solar para medir el tiempo con exactitud. Estará bajo tierra y se emplazará en el interior de una cordillera de Sierra Diablo, en Estados Unidos.

Las campanadas del reloj son producidas en base a un algoritmo que produce secuencias aleatorias de notas musicales. El reloj está programado para sonar una vez al año y las agujas internas girarán por completo una vez cada cien años. Además, cuando se cumpla un milenio, una parte central del mecanismo saldrá al exterior, como un cuco que sale a canturrear.

 

 

Por otra parte, en el sitio donde se ubique esta obra también habrá cinco salas conmemorativas, cada una de las cuales incluirá un tipo de animación mecánica diferente. La sala dedicada al primer aniversario tendrá un modelo del sistema solar. Habrá también otras animaciones para cuando se cumplan los 10, 100, 1.000 y 10.000 años.

En el diseño y construcción del reloj están trabajando instituciones como el Jet Propulsion Laboratories de la NASA y todos los componentes han sido fabricados en Seattle y California.

Este reloj de larga duración es una forma de dejar un legado y de recordarle a la humanidad que el paso del tiempo deja sus huellas. “Soy optimista respecto al futuro, no porque crea que vayamos a tener problemas pequeños, sino porque nuestra capacidad (como humanos) para lidiar con esos problemas es increíble”, reflexionó Hillis.

Una vez terminado, Bezos invita a todos a visitar el lugar para conocer el reloj aunque habrá que tener en cuenta que se trata de un viaje complicado. El aeropuerto más cercano se encuentra a varias horas en coche.