Un refugio de animales en San Francisco ha sido criticado por usar un guardia de seguridad robot para asustar a las personas sin hogar.

La sucursal de San Francisco de la SPCA (la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales) contrató un robot K5, construido por Knightscope, para patrullar las aceras fuera de sus instalaciones. Según un informe de San Francisco Business Times, el robot fue puesto en funcionamiento cuando vieron que sus empleados, en ocasiones, no eran capaces de cruzar ‘con seguridad’ las aceras debido a los campamentos que montaban los sintecho.

El robot en cuestión está equipado con cuatro cámaras que se mueve a un ritmo 4,8 kilómetros por horaes más barato que un guardia de seguridad humano ($6/h) y se podría describir como una especie de huevo que utiliza láseres, cámaras, sensores térmicos y GPS para detectar actividades delictivas y alertar a las autoridades.

Los bots de Knightscope son algunos de los guardias robot más populares y han aparecido en muchos medios de comunicación. El mismo modelo de robot derribó previamente a un niño en un centro comercial y cayó en una fuente en DC y en otra ocasión arrestó a un hombre ebrio.

Por este tipo de cosas, junto con implementar este tipo de tecnologías para ahuyentar a las personas de sus hogares, ha provocado opiniones contrarias entre los ciudadanos. La reacción a las noticias en las redes sociales ha sido muy negativa y alienta a muchos a destrozarla o destruirla.


En cualquier caso, la SPCA K5 podría tener una vida útil limitada en San Francisco. La ciudad, recientemente, aprobó una nueva legislación que limita el uso de robots en las calles de la ciudad.

Aunque las reglas estaban dirigidas principalmente a bots de entrega, se le ordenó a la SPCA que mantenga a K5 fuera de las aceras o se enfrentará a una multa diaria de $1.000. En estos momentos, Knightscope está negociando con la ciudad sobre futuras implementaciones y está esperando a ver cómo termina todo este asunto.