Si, aunque suene raro Porsche Classic ha comenzado a suministrar piezas clásicas de una impresora 3D. Y es que para los coleccionistas de autos clásicos raros, la falta de disponibilidad de repuestos o la frase de parte de la compañía de: “Ya no está disponible”, estaba ocasionando muchos problemas.

Por esto mismo Porsche Classic, la división de Porsche dedicada a vehículos clásicos, se las ha ingeniado para encontrar rápidamente una solución. Conseguir piezas extremadamente raras que solo se requieren en pequeñas cantidades usando impresoras 3D. Y además podemos estar tranquilos ya que que todas las piezas en 3D cumplen con los requisitos en términos de fidelidad absoluta a las especificaciones originales, tanto desde una perspectiva técnica como visual.

La gama Porsche Classic actualmente incluye unas 52.000 piezas. Si una determinada pieza de repuesto ya no está en stock o el stock está disminuyendo, se reproduce con las herramientas originales.

Sin embargo, garantizar el suministro de piezas de repuesto que solo se requieren en cantidades muy limitadas a veces plantea un desafío importante, incluso para los expertos. Producir lotes pequeños utilizando nuevas herramientas sería en gran medida ineficiente por el gasto que ocasionaría.

Impresión en 3D de acero y plástico

Porsche fabrica actualmente ocho piezas utilizando impresión 3D. Las partes en cuestión son piezas de acero y aleaciones producidas utilizando el proceso de fusión selectiva con láser y componentes de plástico fabricados con una impresora SLS.

¿Qué significa SLS?

Sus siglas son Sinterización Láser Selectiva, un proceso donde el material se calienta justo por debajo del punto de fusión y la energía restante se aplica a través de un láser para fusionar el polvo plástico en un punto seleccionado.

Todas las partes están sujetas a los requisitos de calidad del período de producción original como mínimo, aunque generalmente cumplen estándares más altos. La precisión en términos de tamaño y ajuste se garantiza mediante la realización de pruebas con la pieza instalada. Dependiendo del área de aplicación, las piezas de plástico hechas de diversos materiales como en el original deben ser resistentes a aceites, combustibles, ácidos y luz.

Porsche Classic está actualmente probando si la impresión 3D es adecuada para la producción de otros 20 componentes más. Los beneficios son claros: los datos de diseño tridimensionales o un escaneo 3D del componente son una base suficiente para comenzar la producción y además se pueden producir a demanda si es necesario, eliminando así los costos de herramientas y almacenamiento.