En un año, Adidas produce 300 millones de productos. La mayoría de ellos están fabricados con polímeros, termoplástico y poliuretano, de los cuales algunos son reciclables y otros no, porque para producirlos se necesitan combustibles fósiles. Con estos datos puedes hacer cálculos y pensar lo que significa eso para el medio ambiente.

James Carnes, director creativo global de Adidas,  asegura que estos datos son preocupantes para todos y están buscando la fórmula para producir un impacto nulo (o casi) en el medio ambiente. Gracias a ello, ha surgido la conexión con la marca alemana AMSilkque produce una seda de araña sintética llamada Biosteel, que a diferencia de los plásticos normalmente usados para la fabricación de zapatos, es biodegradable, muy bueno para la tracción y un 15% más ligero que otro fabricado con polímeros tradicionales. 

© adidas Group (photographer: Hannah Hlavacek)

© adidas Group (photographer: Hannah Hlavacek)

El tejido Biosteel se crea fermentando bacterias genéticamente modificadas. Ese proceso crea un sustrato de polvo, que luego AMSilk lo convierte en su hilo Biosteel. Todo esto sucede en un laboratorio, y, según Adidas, utiliza una fracción de la electricidad y los combustibles fósiles que se necesitan para producir los plásticos que llevan sus otras zapatillas.

adidas-biosteel-trainers-biodegradable-fabric-shoes-fashion-design-news_dezeen_2364_col_7-852x568

Pero lo más increíble de todo esto es que AMSilk ha creado una solución enzimática que permite descomponer tus zapatillas, llamada Emergen-C, capaz de desintegrar con toda seguridad, un par de zapatos Futurecraft Biofabric en cuestión de horas.

De momento solo se puede hablar de un prototipo, pero Adidas Futurecraft Biofabric, debutó en la conferencia Biofabricate de la semana pasada en Nueva York y espera poder tenerlo listo para el próximo año.

Aunque el principal atractivo de este producto es el hecho de ser un objeto biodegradable, esto le convierte, a su vez, en un gran obstáculo. Hasta ahora el lujo ha estado asociado a algo duradero, sólido y rígido, pero según Carnes, el siguiente paso lógico es el de al acabar su vida útil, disolverlo y devolverlo al lugar de donde proviene: la Tierra.

adidas7