Gracias a los avances en tecnología semiconductora, un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio, dirigido por el profesor Takao Someya, han creado una piel electrónica que puede medir signos vitales, como por ejemplo el latido del corazón, y mostrarlos en tiempo real en una finísima pantalla colocada en la piel. Además, esta información puede ser enviada y visualizada en tiempo real en un dispositivo inteligente, almacenarlo en un dispositivo de memoria o también enviarlo y almacenarlo en la nube.

¿Cómo funciona?

Mediante un pantalla ultradelgada y elástica que se ajusta a la piel fácilmente, esta muestra la lectura (o formas de onda en movimiento de un electrocardiograma) grabado con un sensor de electrodos transpirable en la piel. Combinado con un módulo de comunicación inalámbrico, este sistema de sensor biomédico integrado (o electrónica de la piel) transmite los datos bimétricos a la nube.

[Crédito: Takao Someya Research Group 2018]

El dispositivo combina un electrodo nanomesh transpirable y un cableado estirable con una serie de micro LED para producir imágenes básicas que no se ven interrumpidas con los pliegues y movimientos del cuerpo. Al manifestarse en la propia piel de quien lo lleva, este sistema ayudará a visualizar cuando esa persona se encuentra mal y necesita ayuda. Por ejemplo, si una persona lleva el sensor en la mano y está teniendo un problema cardíaco este se manifestará en la piel de su mano y aquellas personas que estén a su alrededor podrán ver que está teniendo dificultades y de qué tipo se tratan.

“La actual sociedad del envejecimiento requiere sensores portátiles fáciles de usar para controlar los signos vitales del paciente a fin de reducir la carga de los pacientes y familiares que brindan cuidados de enfermería”, dice Someya. “Nuestro sistema puede servir como una de las soluciones largamente esperadas para satisfacer esta necesidad, que en última instancia conducirá a mejorar la calidad de vida para muchos”.

La pantalla ha sido desarrollada en colaboración una empresa líder en impresión japonesa, Dai Nippon Printing (DNP).  Puede estirarse hasta un 45% sobre su longitud original.

[Crédito: Takao Someya Research Group 2018]

Uno de los creadores dice:

“Nuestra pantalla de piel exhibe gráficos simples con movimiento”. “Debido a que está hecho de materiales finos y blandos, se puede deformar libremente”.

Anteriormente ha habido más pantallas elásticas, pero normalmente se deshacen rápidamente al exponerlas al aire y con el rozamiento, estiramiento y torsión habitual de la piel. Además, el sensor dura aproximadamente una semana sin inflamación y se construyó utilizando técnicas de fabricación de placas de circuitos convencionales que han ayudado a mantener su bajo coste y acelerar así su comercialización. De este modo, se convierte en la primera pantalla extensible en lograr una estabilidad y durabilidad superiores en el aire, así que ni un solo píxel falla en la pantalla, mientras se coloca cómodamente sobre la piel y se somete continuamente al movimiento de estiramiento y contracción del cuerpo.

Dai Nippon Printing quiere llevar este revestimiento a la comercialización en los próximos tres años, mejorando su fiabilidad y estructura. Este sistema ayudaría considerablemente a las personas que necesitan constante atención a domicilio, mejorando también la comodidad al no tener que usar grandes dispositivos que requieren mantenimiento y transmitiendo su estado de salud a familiares de una forma eficaz y segura.