Entra en Instagram stories y ve a insertar un GIF. Si escribes una de las frases de tus influencers de cabecera, el “tra tra” de Rosalía o su  nombre, “mucho amor” de Dulceida, o algo tan básico como “café“, “qué es” o “pero“, verás que en los primeros 6 resultados aparecen logos de Peoople con influencers animadas.

Puede que aun no les conozcas pero esta app española con sucursal recién abierta en México ha conseguido en unos meses ser la marca con más reproducciones en Giphy, tan solo después de Nike. Sus GIFs suman actualmente más de 1,1 mil millones de reproducciones (sí, eso son 9 ceros) y todo por una casualidad.

Pero empecemos desde abajo: ¿qué es Peoople?

Una pequeña historia

David Pena, uno de los dos fundadores, empezó a plantearse la idea de crear Peoople después de que su amigo, Dril (la historia del mote se la podéis preguntar a David si algún día le conocéis), perdiera su palm, una de esas agendas electrónicas de los albores de la tecnología móvil. 

En este pequeño pero magnífico dispositivo, Dril contenía secretos de valor: los mejores restaurantes, estés donde estés. Dril y su palm eran una suerte de Google + Tripadvisor antes de que estos existieran, y se hicieron muy populares entre sus amigos.

Cuando no sabían qué hacer o a dónde ir para comer, solo necesitaban llamar a Dril y la respuesta era rápida y de total confianza. Eso era lo más importante para David, una recomendación del todo honesta. Pero ¿qué paso cuando Dril perdió su palm? Todos lloraron.

El mundo que David y sus amigos habían vivido hasta ese entonces había acabado de manera abrupta. No tenían más palm. Palm y Dril ya no eran uno. Dril estaba sin su palm.

Después del agobio y el estrés post traumático de vivir día a día sabiendo que no tenían a Dril con su palm, David tuvo una gran idea: ¿no sería increíble si todos tuviéramos esa palm con todo su contenido siempre a mano?

Así nació Peoople

Con esta idea en mente, David, ex abogado y mentor del programa de formación de emprendedores y lanzamiento de startups The Founder Institute, conoció al segundo fundador de Peoople, Gonzalo Recio.

Gonzalo tenia un proyecto en mente y su mentor era David. Inmediatamente supo dos cosas: el proyecto de Gonzalo no iba a ir a ninguna parte, pero necesitaba a Gonzalo en su equipo. Le contó su idea de Peoople y poco después se juntaron con la idea de crear una aplicación honesta en 2014.

Peoople I Trust

Con el apoyo de varios inversores, entre los que destacan Vincent Rosso, cofundador de Blablacar, el proyecto, llamado al principio ‘Peoople I trust’ fue cogiendo forma hasta convertirse en Peoople. Ahora se encuentran inmersos entre las oficinas de VentureCity, una aceleradora tecnológica situada en la calle Almagro de Madrid, y otras cerca del Retiro.

Equipo de Peoople.
Foto: Peoople

Hoy en día, en Peoople hay 9 personas: 8 en España y 1 persona en México, está disponible en la App Store y Play a nivel internacional y tiene más de 250.000 usuarios en total, la mayoría en España, y más de 350 son influencers.

Afiliación y futuro modelo de negocio.

Los usuarios pueden vincular sus recomendaciones a distintos comercios online, de tal manera que si alguien a quien sigues recomienda, por ejemplo, un libro, basta con clicar encima para ir a la tienda y comprarlo.

Si el usuario es un influencer (actualmente los influencers los son previa comunicación directa entre la app y sus usuarios) puede tener abierto un wallet. En esos wallets los influencers reciben el porcentaje ingresos de afiliación correspondiente a cada venta generada por sus recomendaciones a través de la app. 

Según David, en 2018 hubo más de 200.000 compras hechas desde la aplicación. De momento Peoople no percibe ningún beneficio económico de estas transacciones, pero es una de las posible vías de ingresos ya que, al tratarse de una app cuyo valor reside en la confianza, hay algo que tiene las puertas cerradas: la publicidad.

“La publicidad es contraria a la confianza”

“Si tu eres un experto en Netflix y se me ha acabado el contenido que ver en Netflix, pues te voy a preguntar a ti y me voy a fiar de tu opinión. No por que conozcas a los actores o al director, pero por que personalmente te gusta”

De esta manera habla David de la importancia de la confianza en  quien sigues y para mantenerla no puede haber publicidad. De hecho, lo sentencia de esta manera: “la publicidad es contraria a la confianza”.

Peoople permite que las marcas creen perfiles en la app pero no pueden (ni parece que puedan llegar a hacerlo en el futuro) crear campañas ni patrocinar sus publicaciones.

En el futuro se ven monetizando vía afiliación por compra directa en ecommerces o gestionando acuerdos entre marcas e influencers.

El primer billón de algo

Puede que su modelo de negocio esté aun por definirse, pero sus GIFs están poniendo a Peoople ante los ojos de millones de personas.Las búsquedas y descargas de la app se han disparado en lugares tan recónditos como Alaska y hasta Shakira ha usado uno de sus GIFs en una de sus stories.

Todo comenzó cuando enviaron unos GIFs hechos por ellos a una de sus influencers con animaciones de una frase suya. Al ver el éxito, fue ella misma quien les pidió hacer otros pero esta vez quería que apareciera su imagen. Las demás sintieron celos.

Oh Yeah No Sticker by Peoople for iOS & Android | GIPHY

Inmediatamente empezaron a escribirles para pedirles más y así han pasado por sus oficinas Dulceida, su madre, María Pombo y Juanmasaurus, entre otros, que tiene el récord con casi cuatro millones de plays en uno de sus GIFs.

“Ha sido la campaña más efectiva y más barata que hemos hecho: los 80€ del croma”, dice David. Growth hacking llevado al extremo.

Antes tenían que insistir a las influencers para que visitasen sus oficinas ahora son ellas las que les llaman para grabar nuevo contenido.