El mundo de la noche no sería lo mismo hoy en día sin este neoyorquino. No pasará a la historia como el DJ más dotado de la historia a nivel de técnica, era más bien un selector, pero es indudable que su idea de cómo debía ser una buena fiesta, que plasmó en el mítico The Loft, ayudó a definir lo que ahora llamamos música de baile y la cultura de club. El lunes 14 de noviembre de 2016 nos dejaba por motivos aun desconocidos.

Mancuso nació en un pueblo del estado de Nueva York, y tras una infancia bastante complicada se trasladó a La Gran Manzana en los años 60. Desde joven era un apasionado de la música pero no realizaba ninguna actividad creativa, de hecho empezó a ganar bastante dinero con la compra-venta de antigüedades, lo que le permitió poder pagar el alquiler de un gran espacio diáfano de más de 200 metros cuadrados en una nave industrial en pleno Broadway.

Dancing at the Loft Pastel de Penelope Grill

Dancing at the Loft
Pastel de Penelope Grill

Fue en ese espacio, el mítico y original The Loft, donde David escribiría varias páginas de la historia de la música de baile, por su forma de entender la fiesta, su esmerado cuidado del sonido, su avanzado gusto musical, o por ser el descubridor de pioneros de la talla de SteveD’Acquisto,  Larry Levan, o Frankie Knuckles. Además Mancuso convirtió The Loft en el refugio cultural y musical de todas las minorías y los colectivos LGBTQ.

The Loft se convirtió en la referencia de club, entendido como una fiesta exclusiva y pionera del “by invitation only, durante muchos años, y sirvió de modelo legal para muchísimos locales que siguieron empujando la música hasta el lugar donde hoy se encuentra, donde los DJs dominan la industria y gran parte de ella está enfocada en la pista de baile. Esto hoy nos parece bastante obvio, pero una de las primeras personas que fue capaz de verlo fue David Mancuso, todo un visionario que hoy descansa en paz.

Roger Sánchez, Craig Shifty y Kerri Chandler entre muchos otros ya han expresado su dolor por la muerte de Mancuso.