La marca japonesa de automóviles Nissan, ha desarrollado una tecnología que está presente en los asientos y el volante y es capaz de detectar la cantidad de sudor del piloto del coche.

Por extraño que parezca, la multinacional pone toda su atención en la humedad de la espalda y las manos y considera que son un indicador para determinar si el piloto presenta síntomas de deshidratación que puedan poner en riesgo su seguridad.

Soak, la nueva tecnología de Nissan

Esta nueva tecnología, llamada Soak, cambia de color si la transpiración es alta en sal, lo que sugiere síntomas de deshidratación. Un grupo de investigadores del Instituto Europeo de Hidratación justo con la Universidad de Loughborough se dieron cuenta que los conductores deshidratados eran tan propensos a cometer errores durante su conducción como los que había bebido alcohol.

Actualmente no hay planes para llevar a Soak a producción. El recubrimiento sensible al sudor, que fue desarrollado junto con la empresa de diseño holandesa Droog, también se aplica al volante y los asientos delanteros que cambian del azul al amarillo para señalar la deshidratación.

El profesor Peter Wells, experto en negocios y sostenibilidad de la Cardiff University Business School, dijo que la medición de factores que impiden las habilidades de los conductores hacen tanta falta como los factores de control que afectan el vehículo en sí.

Nissan todavía no planea ofrecer este material en sus vehículos. De hecho, el diseñador Paulien Routs, inicialmente no tenía la intención de que el material de detección de sudor (Souk) se utilizara en automóviles.

“Originalmente creé SOAK para ser usado en trajes de entrenamiento, pero cuando Nissan se acercó a mí con planes para implementar la tecnología en un Juke para demostrar la tecnología como un concepto de campaña ” bebe (agua) y conduce “, pensé que era fantástico “, dijo Routs.