Nintendo anunció ayer Nintendo Labo, una nueva manera de jugar a videojuegos que no ha dejado indiferente a nadie.

Ayer por la tarde Nintendo anunciaba a sus fans que a las 23:00, hora peninsular española, anunciarían algo nuevo. Como es normal, el hype se prendió como gasolina. Desde que saliese la Nintendo Switch, a los fans se nos para el corazón con cada anuncio de la compañía.

Zelda: Breath of The Wild, el juego del año 2017, nos ha dejado a todos con ganas de otra dosis lo antes posibles, el kit de VR que supuestamente podría estar preparándose nos tiene en ascuas también y todavía no sabemos nada de un Super Smash Bros. Vamos, que Nintendo tiene muchas maneras de alegrarnos el día, pero entre alegrarnos y sorprendernos, una vez más, han optado por lo segundo. Y yo me alegro.

Un WTF nivel Willy Wonka

Nintendo Labo es una nueva… ¿gama de accesorios?; ¿modos de juegos?; ¿periféricos?; ¿juguetes de cartón? La verdad es que no sabría decir lo que son, pero probablemente todo eso que he dicho y algo más que todavía nos queda por descubrir.

El vídeo de presentación muestra kits de fabricación de cañas de pesca, pianos, casas, robots teledirigidos y hasta un traje robot. Todo hecho de cartón, recortando las piezas con nuestras propias manos y montándolas. En algunas podremos insertar la Switch, con otras jugaremos delante de la pantalla mientras que las hay que convierten la pantalla de la Switch en el mando y el mando en del motor del juguete.

Nintendo Labo ha llevado el origami a los videojuegos y dime tú las caras que se les deben haber quedado al resto de fabricantes de consolas ahora mismo.

¿Quién va a jugar a esto?

Digo jugaremos pero probablemente Nintendo Labo no esté hecho para nosotros sino para los más pequeños. Pero no solo para ellos, Nintendo ha vuelto a darle la oportunidad a los padres de participar con sus hijos en sus juegos sin que a ninguno le parezca un rollo. Eso es justo de lo que se han quejado los padres toda la vida. Las consolas les alejaban de sus hijos.

Cuando me compraron la Game Boy, mi madre no paraba de decirme que ella jugaba con su padre, no a su lado. Antes de tenerla, recuerdo hacer cometas, arreglar un coche a pedales y montar Legos. En cuanto la tuve, empecé a pasar las horas solo. Compartía la consola con algunos amigos, pero no había lugar para mi madre en ella.

En mi casa Nintendo acabó con todo eso y ahora nos lo ha devuelto. No solo han hecho un juguete nuevo, o un periférico guay que se queda con todo el mundo. Están creando un puente entre dos generaciones en un lugar que parecía estar hecho solo para unos. Construyes con cartones para que tu hijo luego juegue en su consola. Si se rompe, lo arregláis juntos. Si a alguno de los dos se le ocurre algo nuevo, lo inventáis y construís mano a mano.

Cartón… ¿a precio de oro?

Sin que Nintendo haya mencionado los precios, la gente ya se espera que hacerte un piano de papel duro vaya a costar lo que uno de cola. Es normal, la compañía no es famosa por sus precio populares, pero piensa otra vez. ¡Es cartón! Cualquiera puede imitarlo y hacérselo en casa.

No te hablo de los fabricantes de imitaciones, digo tú mismo, tu hijo o el abuelo. Cualquier persona con un poco de imaginación va a tener, no solo lo que venda Nintendo, sino lo que se le ocurra a ella o a él. ¡Y gratis!

Ahora mismo no estoy nervioso por pensar en los kits que vaya a lanzar Nintendo, sino por ver las cosas que aparecerán en Reddit de aquí a un año.

Un camino propio

Una vez más Nintendo ha hecho lo que mejor sabe hacer: abrir su propio camino. Al margen de modas, sin dejar a nadie atrás, convirtiendo su consola un lugar de reunión y no una herramienta de aislamiento, uniendo a padres e hijos en lugar de meter cizaña para separarlos.

¿Es para todos? No, qué va, es para ellos. Para niños, para padres, para hermanos a los que les gusta jugar juntos, para parejas que montan puzzles… es para nosotros.

Gracias Nintendo.

Nintendo Labo estará disponible el próximo 20 de abril. Hasta entonces puedes deleitarte con estas fotos que te dejamos aquí.