Nike lleva tiempo comprometida en la lucha contra el cambio climático y se fijó el objetivo de conseguir que en todas las estructuras de la compañía usen un 100% de energías renovables para 2025.

La marca firmó en 2016 un acuerdo con Avangrid Renewables (filial de Iberdrola) para ser su suministradora hasta 2025 como su proveedor de electricidad con energía 100% renovable. Esta semana han anunciado la firma de su segundo gran contrato con Nike para el suministro de energía eólica, en esta ocasión por 86 megavatios (MW) de un nuevo parque eólico proyectado en Texas.

El primer contrato fue para suministrar 70 MW en los parques eólicos Leaning Jupiter, situado en Guilliam (Oregón) y Jupiter Canyon, en Klickitat (Washington). Los dos cuentan con una capacidad combinada de 350 megavatios, que producen con 193 aerogeneradores de General Electric y Mitsubishi.

El nuevo contrato de compraventa de energía incluye la parte que faltaba por contratar de la producción del parque eólico de Karankawa, de 286 MW, ubicado en los condados de Bee y San Patricio, al este de Mathis (Texas). Previamente, la compañía había cerrado con Austin Energy un contrato de 200 MW vinculados a Karankawa. Cuando finalice su construcción, este parque generará al año suficiente energía limpia para abastecer al equivalente de más de 75.000 hogares.

“Trabajar con un socio como Nike, que hace constante hincapié en impulsar el desarrollo de las energías renovables, es apasionante e inspirador”, afirmó Barrett Stambler, responsable de trading en Avangrid Renewables. “Esta asociación nos permite ejercer un impacto muy positivo sobre las comunidades locales donde operamos las instalaciones al ser una fuente de creación de empleo y desarrollo económico para las zonas rurales de Estados Unidos. Además, de este modo avanzamos hacia la independencia energética de nuestro país”.

Lo que será el parque de Karankawa

“Con este acuerdo, será renovable el 100% de la energía utilizada por Nike en sus instalaciones tanto en propiedad como las operadas por la compañía en Norteamérica”, anunció Hannah Jones, jefa de Sostenibilidad de Nike y vicepresidenta del plan Acelerador de Innovación de la marca. “Además, nos permitirá cumplir con más del 50% de nuestro objetivo, a finales del ejercicio fiscal de 2025 será renovable la totalidad de energía usada por las instalaciones propias u operadas por Nike en todo el mundo. La inversión en energía renovable es beneficiosa para los deportistas, el planeta y el negocio, y seguiremos colaborando para potenciar el desarrollo de una economía libre de emisiones de carbono”.

La construcción del parque eólico de Karankawa está previsto que comience en otoño de 2018 y, tras su puesta en marcha, Avangrid Renewables gestionará más de un gigavatio de energía eólica en el mercado de Texas.