Parece que Netflix quiere seguir sorprendiéndonos y su última idea es comprar salas de cine.

La plataforma de streaming gastó en 2017, 8.000 millones de dólares en producciones propias pero siempre queda fuera de los circuitos de premios porque no las exhiben en cines. Por eso Netflix no quiere dejar pasar la posibilidad de atraer espectadores a escaparates como los que representan estas galas y, con 80 proyecciones previstas para 2018, ha decidido comprar salas de cine y así poder proyectar sus propias películas.

Según un artículo de Los Angeles Times, Netflix ha estado negociando la adquisición de las salas de la cadena Landmark Theatres, propiedad de Mark Cuban. Pero debido al alto precio de venta decidieron retirar la oferta. Netflix no está interesada concretamente en Landmark, sino en adquirir un espacio propio para exhibir sus películas.