Puede que hayas escuchado alguna vez eso de ‘Netflix and Chill’. Es una frase que se ha convertido en el slogan no oficial de una de nuestras compañías favoritas que significa algo así como ‘Netflix y relax’, refiriéndose a cuando quedas con alguien para ver series y… bueno, hacer lo que hacen los mayores. Pero después de las recientes declaraciones de su CEO, Reed Hastings, pronto podría tener connotaciones mucho más psicotrópicas.

“¿Un potencial sustituto de las películas? @reedhastings de Netflix discurre con la ‘farmacología,’ como una píldora que te entretiene. #WSJDLive”

Así como Netflix tomó en su día la delantera a la televisión y el cine convencional, ahora les toca averiguar qué podría poner en peligro su negocio y Hastings cree que una de esas opciones podrían ser píldoras recreativas que reproduzcan la película, o el contenido que sea, a través de neuroconectores, directamente a nuestras cabezas.

El WSJD es un evento organizado por el Wall Street Journal en el que inversores, directivos y disruptores de todos los campos se reúnen para debatir sobre tecnología y el impacto que ésta tendrá en el futuro de la ciencia, finanzas, política y lo que puedas imaginar. Hastings ha participado como ponente y, al hablar de cómo Netflix se debe anticipar ahora al futuro del consumo de entretenimiento, no ha sido ésta la única perla que ha dejado caer.

En otro tuit de la cuenta del WSJD y según Hastings, a largo plazo “las películas y las series serán como la ópera o las novelas… habrá sustitutos.”

Eso no significa que Netflix haya cambiado de actividad, esté abriendo laboratorios y vaya a convertirse en el nuevo Vámonos Pest!, pero si nos da una pista sobre la visión a largo de la compañía y su elasticidad a la hora de anticiparse a lo que nos depare el futuro. Nosotros de momento nos conformamos con poder ver pronto la segunda temporada de Stranger Things y, a ser posible, en realidad virtual, Reed. A ver si hay suerte.