Nebula Genomics es una nueva startup de secuenciación genómica que empodera al consumidor sobre el control de sus datos, que además se aseguran con una cadena de bloques. Los clientes deciden a quien entregan sus datos genómicos y a cambio reciben criptomonedas Nebula. 

Se dice que la información vale oro y más cuando hablamos de big data, pero para Nebula Genomics lo que sí vale son su propia criptomoneda, o al menos es como quiere que monetices su alquiler.

Nebula Genomics es una empresa reciente, fundada por uno de los mayores especialistas en genética. Dennis Grishin, el graduado Kamal Obbad y el experto en genética George Church (todos de la Universidad de Harvard, EE.UU., son los fundadores de esta empresa que, a cambio de 800€, ofrece secuenciar un genoma, ofrecer los resultados al usuario, proteger la secuencia con una cadena de bloques y permitir que el paciente haga lo que quiera con sus datos. 

El CEO de Veritas Genetics, Mirza Cifric, cuya empresa ya ofrece un servicio de secuenciación genómica por unos 820€, es uno de los asesores fundadores de esta nueva compañía, pero la gran diferencia entre Veritas Genetics y otra empresas de secuenciación genómica como 23andMeHelix y Ancestry.com, son ellas las que se quedan con datos genómicos del paciente.

Nebula Genomics quiere secuenciar los genomas completos de las personas para que ellos posean la información genética y ellos mismos decidan a quien quieren vendérsela y, además, ganar así dinero digital. Los fundadores alegan que esta información que hasta ahora pertenece a empresas como las nombradas anteriormente, es vendida por millones de euros a farmacéuticas y biotecnológicas porque necesitan grandes conjuntos de datos genómicos para desarrollar nuevos fármacos e identificar las causas de las enfermedades. Entonces, ¿por qué no venderlos tú mismo y ganar tu propio dinero virtual?

Church comenta:

“Este modelo reduce los costes efectivos de secuenciación y mejora la protección de los datos genómicos personales. También satisface las necesidades de los compradores de datos con respecto a la disponibilidad de datos, la logística de adquisición de datos y los recursos necesarios para big data genómico”.

Nebula Genomics busca concretamente eso, eliminar a los intermediarios para que las personas reales sean dueñas de sus datos genéticos y decidan ellas venderlos o no, gracias a la tecnología blockchain. Esto reducirá los gastos de secuenciación, mejorará la privacidad de los datos y aumentará el número de datos genómicos.

Obbad detalla:

“El argumento para el usuario medio es que no solo está monetizando sus información genética. También le ofrecemos el mismo tipo de resultados que 23andMe y Ancestry.com”.

Refiriéndose a que Nebula Genomics podría informar a un cliente acerca de los riesgos que tiene de sufrir una enfermedad determinada analizando sus datos genómicos.

Además, las farmacéuticas y biotecnológicas que quieran los datos de los clientes de Nebula Genomics podrán acceder a ellos como información prestada, pero no podrán quedársela y será completamente anónima. Eso sí, Nebula Genomics insiste en que los clientes tendrán que ser transparentes con sus datos porque estos quedarán registrados en una cadena de bloques, el mismo sistema utilizado para la creación de criptomonedas como bitcoin.

Clientes, investigadores y compañías que quieran adquirir esa información deberán pagar con la criptomoneda y, de momento, Nebula no ha dado información sobre como distribuirá los Tókens y si lanzará algún tipo de oferta inicial. En otras palabras, Nebula te ofrece la posibilidad de alquilar tus información genómica de forma anónima para que otros puedan usarla y recibirás dinero por ella.

Obbab ha anunciado que aquellas personas que estén interesadas en contratar este servicio podrán hacerlo a partir de los próximos meses. Además, ha asegurado que el objetivo principal de Nebula es reducir el coste de la secuenciación genómica por debajo de los 800€, colaborando con las farmacéuticas y demás empresas asumiendo parte de los costes.

Todo eso puede sonar muy raro, ya sea por ser la primera empresa en proponer algo así o porque hay todavía mucho escepticismo sobre las criptomonedas, pero lo que sí está claro es que ellos van muy en serio.