Cada semana hablamos de videojuegos con alguien que rara vez (o nunca) habla de ellos en público. Algunos son jugadores “casuales”, otros ni de lejos, pero se dejan etiquetar. Todos son personas que admiramos hablando de nuestros videojuegos favoritos.

Nada Importa: queso, vino y videojuegos

Casi todos le conocen como Nada Importa, se llama Jesús y aunque no los multiplica es muy de panes, peces y vino. Sobre todo vino.

Lo que no todo el mundo sabe es que también es de consolas. Y mucho.

View this post on Instagram

Zelda ❤.

A post shared by Jesús Terrés (@nadaimporta) on

Jesús convirtió su blog en la revista GQ en una parada obligatoria para cualquier amante de la literatura, la comida, la bebida y el buen vivir. Es natural que aunque siga colaborando con Conde Nast Traveler, GQ y Vanity Fair, haya creado su propio espacio: la Guía Hedonista.

Nada Importa es una fuente de inspiración para los mejores (si crees que exageramos, mira el tatuaje en el antebrazo de Pablo Alzaga, nuestro segundo casual gamer). Cada línea que escribe es como un sorbo de buen vino, un mordisco o una playa lluviosa en invierno. Un momento grabado en su mente. Por eso es tan bonito hablar con él de videojuegos, consolas o anime.

Encuéntrale en una tropa del Destiny 2 en PS4 o haciendo saltar a Mario en la Nintendo Switch pero nunca cerca de un PC. El chico tienes estilo, ya tú sabes.

Foto: @nadaimporta

¿A qué estás jugando ahora mismo?

Soy desleal y excesivo en (casi) cualquier universo hedonista: tengo tres libros a medias, cuatro botellas vino y Zelda, Super Mario Odyssey, Destiny 2, Never Alone y Arkham Knight a mitad camino. Pero el tema es disfrutar del viaje, ¿no?

¿PC o consola? ¿Cuál?

Obviamente consola. No quiero acabar mis días preocupándome por no sé qué leches de la tarjeta gráfica y bebiendo Red Bull del Mercadona.

¿A qué juego has dedicado más horas en tu vida?

Pues yo creo que Breath of the Wild o Virtua Tennis. Sí, fui seguero.

¿Cuánto juegas al día?

Menos de lo que me gustaría.

¿Cuánto jugarías?

La vida es un sábado por la mañana con café, revistas por leer y juegos por jugar. Un sábado por la mañana eterno, eso quiero.

¿Qué juego te habría gustado hacer?

Ocarina of Time (el juego que lo cambió todo), Tetris o The Last Guardian. Pocas películas me han emocionado este último año como la obra maestra de Fumito Ueda, y eso dice mucho de hacia dónde va el sector.

Género preferido, si lo tienes.

Pues claro que lo tengo: plataformas. Saltar y correr y saltar y medir hasta el milímetro cada salto —y caer y volver a intentarlo y saltar entre palmeras y champiñones sobre un cielo azul turquesa.