Elon Musk ha vuelto a anunciar algo sorprendente vía Twitter.

El excéntrico empresario ha decidido recabar fondos para su empresa de perforación, The Boring Company.

Primero fueron gorras que supusieron un millón de dólares en ventas para la compañía; después llegaron los lanzallamas con más de 4 millones de dólares, y ahora parece que les ha llegado el momento a los ‘Boring Bricks’, “ladrillos de tamaño real al estilo Lego compuestos de roca taladrada”.

La venta de merchandising que ha convertido a la empresa en una gran tienda de souvenirs no es ninguna tontería, y más para la única de sus compañías que no cuenta con financiación pública o de un tercero.

Elon Musk parece que quiere llevar su particular financiación a una escala mayor vendiendo algo que al final tiene todo para ser un producto constante, ya que todo los desechos que salgan de la construcción de sus túneles serían usados para crear estos bloques tipo Lego pero a tamaño real. Ladrillos que saldrán de las rocas y escombros de las construcciones de sus túneles.

La compañía ha comentado durante mucho tiempo en su sitio web y en varias reuniones de planificación del ayuntamiento que quiere encontrar vías de reciclaje para los excedentes de roca que retirará de sus túneles, con especial interés en convertirlos en “ladrillos útiles” para construir. The Boring Company también ha considerado utilizar tierra para alinear los túneles que está creando en lugar de hacerlo con hormigón, que según afirma sería más ecológico.

Elon Musk no dio mayores detalles de estos nuevos ladrillos, sólo mencionó que servirían para construcciones reales y además, contarían con la certificación a prueba de terremotos que exige el gobierno de California. Toda la información de estos ladrillos estará disponible, según Musk, en los próximos días y el primer kit en salir a la venta sería uno para recrear versiones de estructuras del ‘Antiguo Egipto’ aunque aún no se ha hablado de precio o disponibilidad.