Tesla, propiedad de Elon Musk, acaba de concluir la construcción de la batería de litio más grande del mundo y lo ha hecho en 100 días. Musk ha cumplido su palabra. Una suerte para la compañía y su CE, de otra manera esta no les hubiera reportado beneficio económico alguno.

Musk aseguró en marzo vía Twitter que sería capaz de construir una superbatería en tan solo 100 días o la pagaría él mismo de su bolsillo. Ahora ya está finalizada y funciona incluso sin Sol o en ausencia de viento.

Tesla ha instalado esta batería de iones de litio en el sur de Australia, un sistema Powerpack con 100 megavatios de capacidad y lo único que falta es probarla y prepararla para que cumpla con los requisitos legales de Australia. Las pruebas reglamentarias comenzarán en los próximos días para garantizar la optimización del sistema y comprobar que todo cumple con los requisitos de AEMO y del Gobierno de Australia Meridional.

Debería empezar a funcionar a partir del 1 de diciembre

El proyecto será lanzado oficialmente la próxima semana junto al primer ministro de Australia Meridional, Jay Weatherill. El equipo de Tesla contará con la colaboración de la firma de ingeniería de Adelaida Consolidated Power Projects y la compañía francesa de energía renovable Neoen.

Esta batería esta conectada con el parque eólico Horns Sale, propiedad de Neoen y permitirá almacenar la energía sobrante, cuando la producción sea mayor que la demanda de electricidad. Esto busca estabilizar la zona y reforzar el suministro energético de más de 30.000 hogares y que no vuelvan a ocurrir desastres como los apagones del año pasado en el sur de Australia.

“Mientras otros solo están hablando, estamos entregando nuestro plan de energía, haciendo a Australia del Sur más autosuficiente y proporcionando energía de respaldo y energía más asequible para los australianos del sur este verano”, aseguró el primer ministro Jay Weatherill.