El pasado mes de octubre, el CEO de Magic Leap, Rony Abovitz, compartió por primera vez la idea del Magiverse, una serie de capas digitales de realidad aumentada que existirán sobre el mundo real.

El pasado sábado, la compañía elaboró el prototipo y lo publicó en su blog, junto a una nueva entrevista y su visión del futuro en la que la línea entre el mundo físico y digital se difuminan hasta casi desaparecer.

¿Qué es el Metaverso?

El término Metaverso fue acuñado por Neal Stephenson en su novela de ciencia ficción Snow Crash (1992), donde humanos y avatares interactúan entre sí con los agentes de software, en un espacio tridimensional que utiliza la metáfora del mundo real. Stephenson usó ese término para describir un sucesor de Internet, basado en la realidad virtual.

El Metaverso es un espacio compartido virtual y colectivo, creado por la confluencia de la realidad física virtualmente mejorada y el espacio virtual físicamente persistente, que incluye la suma de todos los mundos virtuales, la realidad aumentada e Internet. ‘Meta’ (‘más allá’) y ‘universo’ habitualmente se usa para describir el concepto de una futura iteración de Internet, compuesta por espacios virtuales 3D persistentes y compartidos vinculados a Un universo virtual percibido.

El concepto de Metaverso se hizo famoso bajo otro término, Ciberespacio, que apareció por primera vez en el cuento Burning Chrome de William Gibson (1982) que se convirtió en uno de los temas centrales de su innovadora novela Neuromancer (1984).

Dado que a través del uso común de Ciberespacio este se ha convertido en un término que significa Internet, Metaverso es el término favorito que define un espacio compartido virtual que converge con la realidad.

Una realidad nueva “Magicverse”

Para entenderlo mejor, Magic Leap visualiza un futuro en el que cualquier ubicación, desde una habitación a todo un país, no solo tenga una presencia física sino también digital en forma de varias capas. Así, cada una de ellas podría centrarse en, por ejemplo, la salud y el bienestar, el entretenimiento o la movilidad.

Y, ¿cómo accedemos a estas capas?

Se ha propuesto que Magicverse sea una plataforma abierta e independiente de las gafas de realidad mixta de Magic Leap y otras que ya están desarrollando para más adelante. De esta forma, Magicverse será una plataforma abierta de realidades extendidas (XR), multidispositivo e interoperable en IoT. De esta forma, miles de millones de dispositivos se convertirán en ventanas hacia el mundo digital.

“Magicverse es dinámico, está vivo y es un hogar para las infinitas expresiones creativas de la vida humana. También puede convertirse en un tejido que une a una comunidad a través de servicios públicos compartidos. […] Puede proporcionar amplificadores económicos masivos a comunidades de todo el mundo, erosionar los límites del espacio y el tiempo y permitir que la comunicación y el trabajo se realicen de formas completamente nuevas, a una fracción del coste de los sistemas físicos actuales”.

Y entonces, ¿a qué esperamos?

Estos son los principales problemas a los que se enfrenta Magicverse:

Construirlo no será ni fácil ni barato. “Una de las condiciones para habilitar el Magicverse son los cientos de miles de millones de dólares de la nueva infraestructura para crear una red de alta velocidad y zonas de computación de vanguardia en las ciudades modernas de muchos países”. El 5G (y lo que le siga) da la sensación de que será como un nuevo espacio en internet.”

Otro de los problemas será la privacidad. Los creadores aseguran que ya están trabajando en nuevas políticas de gestión de datos que existirán en este “nuevo mundo digital”.

“Hay muchas visiones que compiten. Algunas funcionales, otras distópicas “. “Queremos que la nuestra sea más positiva, descentralizada y un lugar donde las personas posean su información digital. Tenemos que diseñarlo para que no pueda usarse malintencionadamente”, dijo Abovitz a VentureBeat.