Miquela Sousa alias Lil Miquela es una influencer como cualquier otra pero, a excepción de las que conoces, ella es un avatar virtual.

Tiene 19 años, es medio brasileña medio española y vive en Los Ángeles. Lleva en Instagram desde 2016 y se dedica a modelar e incluso ha lanzado un tema que puedes escuchar en Spotify: su sencillo debut “Not Mine” alcanzó el número ocho en Spotify y se volvió viral en agosto de 2017.

Esta joven modelo estadounidense irrumpió en las redes y desde el principio despertó dudas sobre su existencia debido a la perfección de su cuerpo y su rostro en las fotos que exponía.

La discusión sobre Miquela giró en torno a que ella vive y actúa como una persona normal pero su apariencia posee rasgos “informáticos”. De hecho, las fotos de Miquela parecen salidas de un videojuego de realidad virtual: su piel tiene un aspecto intangible, sus sombras son un tanto planas, el movimiento de su pelo carece de naturalidad y su belleza computarizada produce en sus seguidores una sensación extraña y curiosa.

View this post on Instagram

🌹🌹🌹🌹🌹

A post shared by Miquela (@lilmiquela) on

Como cualquier otra influencer, comparte en Instagram sus outfits favoritos, que incluyen prendas de marcas como Supreme, Chanel, Prada, Vetements y asiste a eventos como ComplexCon con compañeros influyentes y amigos famosos, junto a memes y citas inspiradoras. Es defensora de Black Lives Matter y activista de los derechos de las personas transgénero.

Sus seguidores de Instagram, que actualmente suman más de 551,000 reciben el apodo de “Miquelites”.

Miquela está hecha por ordenador pero se niega en rotundo a revelar quién está realmente detrás de su creación.

“Me gustaría que me describiesen como un artista o cantante o algo que denote mi oficio en lugar de centrarse en mis cualidades superficiales y físicas”, le cuenta Sousa a Business of Fashion por chat.

Miquela está lejos de ser la primera “celebridad virtual”. La banda Gorillaz ha existido desde finales de la década de 1990 y está compuesta por cuatro personajes animados. En cuanto al mundo de la moda, Marc Jacobs diseñó en 2013 el vestuario para un cantante virtual llamado Hatsune Miku, una cantante japonesa de dieciséis años que interpreta su concierto en el escenario como un holograma de proyección animada y que ha colaborado con artistas de la talla de Lady Gaga y Pharrell.

Marc Jacobs para Hatsune Miku

Parece que la carrera de Lil Miquela acaba de despegar y en los próximos meses nos enseñará sus nuevos proyectos sobre los cuales todavía no puede revelar detalle debido a los acuerdos de confidencialidad con las marcas. Como un adelanto de lo que está por llegar, lo poco que nos puede contar es que veremos a Sousa enfundada en Chanel, Moschino, Burberry, Versace y Fendi.