La sostenibilidad no es una moda, es una necesidad. El calentamiento global y el cambio climático nos lleva dando avisos desde hace tiempo que, o cambiamos nuestros hábitos de consumo, fabricación y explotación de recursos o la cosa va a ir cada vez a peor. Por ello, son muchas las empresas (grandes y pequeñas) que buscan de qué manera pueden reducir su impacto ambiental y, así cuidar el planeta y mejorar la calidad de vida en él.

La empresa de juguetes danesa Lego es cada cierto tiempo noticia, y ahora lo es de nuevo por su intenso esfuerzo y redirección, aún mayor, hacia la sostenibilidad.

Lego lanzará una gama de elementos botánicos fabricados a partir de un plástico de origen vegetal, derivado de la caña de azúcar, de origen y cultivo responsable, en un intento por reducir las piezas plásticas con las que están fabricadas sus piezas.

¿Y el resto de piezas de Lego?

Es cierto que las piezas que representan elementos vegetales son una pequeña porción de todas las que componen el universo Lego pero, según sus planes, la empresa planea fabricar el 100% de sus piezas con este bioplástico para 2030.

Esta decisión se ha tomado gracias al arduo esfuerzo de Lego Group para reducir la contaminación con plásticos y reducir el impacto negativo en el planeta.

Tim Brooks, vicepresidente de responsabilidad ambiental de Lego, dijo:

“En Lego Group queremos hacer un impacto positivo en el mundo que nos rodea, y estamos trabajando arduamente para crear productos de gran juego para niños que usen materiales sostenibles”.

¿Va a cambiar el aspecto de las piezas de Lego?

Según ha afirmado la marca, estas piezas serán técnicamente idénticas a las producidas con plástico convencional y se adaptarán a la perfección a las piezas de plástico anteriores. Así que no notaremos ninguna diferencia en el color ni en la textura.

Brooks añade:

“Los productos de Lego siempre han tratado de proporcionar experiencias de juego de alta calidad, dando a cada niño la oportunidad de dar forma a su propio mundo a través del juego inventivo”

Lego y su compromiso con el medio ambiente

El compromiso de Lego por el medio ambiente no es nuevo. En 2013 se asoció con World Wildlife Fund (WWF) para fomentar y apoyar la demanda de plástico procedente de fuentes sostenibles. En 2016 se unió a la Bioplastic Feedstock Alliance (BFA)para asegurar el abastecimiento 100% sostenible de materia prima para la industria de los bioplásticos.

“Estamos orgullosos de que los primeros elementos de Lego hechos de plástico de origen sostenible estén en producción y estarán en cajas de Lego este año. Este es un gran primer paso en nuestro ambicioso compromiso de hacer que todos los ladrillos lego usen materiales sostenibles”.

¿Y la construcción de las piezas?

Para reducir aún más las emisiones de C02, otra de las decisiones de Lego ha sido la inversión en energía eólica para garantizar que la energía usada para fabricar sus piezas se equilibre con la producción de energía renovable.

“La decisión de Lego Group para perseguir plásticos de base biológica de origen sostenible representa una oportunidad increíble para reducir la dependencia de los recursos finitos […]”.