Algo que gusta mucho a la comunidad gamer es saber que tal están vendiendo las consolas, ya sea para tirarse a la cabeza entre los fans estos números (por la interminable y estúpida guerra de plataformas), como para saciar la curiosidad que generan estos pequeños aparatos que decoran nuestros salones. Los números son importantes e interpretarlos aún más.

Por eso mismo hoy el tema que nos ocupa son las ventas de PlayStation 4 durante 2019, ya que gracias a un informe de Sony hemos podido conocer que la consola nipona no atraviesa su mejor momento.

Según los datos el periodo navideño de 2019 experimentó una bajada del 25% en ventas respecto al mismo periodo de 2018, año en el que también bajó otros 25% comparado con el año anterior. Y es que, si lo vemos con perspectiva, desde 2017 el número de consolas vendidas ha ido bajando.

Si hablamos de número concretos, PS4 vendió 19,4 millones de consolas los años 2016 y 2017, para pasar a 17,7 millones en 2018 y a 14,7 millones en 2019. Y esto se debe a dos motivos. Primero porque la generación está a punto de acabar, con la PS5 ya anunciada para este año; y segundo porque a mayor número de consolas vendidas menor público objetivo, ya que casi todos los compradores potenciales ya tienen la consola en cuestión.

Por eso decíamos que esta bajada en las ventas es algo que no debe preocupar a Sony, ya que es una tendencia con la que ya contaban, y es que el sector de los videojuegos no es estable, sino cíclico.

Lo que de verdad debe tener ocupada a la gente de Sony es la nueva generación, ya que Xbox llega muy fuerte con su Series X y PS5 no está consiguiendo (a nivel de impacto en redes) estar a la altura. La buena política de Microsoft con la retrocompatibilidad y el Game Pass puede hacer mella a Sony, que esta generación ha arrasado pero que tiene interrogantes de cara al mañana.

Por fortuna para salir de dudas no tendremos que esperar mucho, ya que a finales de este año veremos a las dos consolas en el mercado. Especular está bien, conocer está mejor.