Escupir chicles cuando han perdido su sabor es algo que muchas personas hacen y no, no está bien.

Para reducir este tipo de basura tan molesta que se pega en todas partes, la organización de marketing de Ámsterdam, el diseñador Explicit Wear y la empresa sostenible GumDrop han colaborado para diseñar un zapato a partir de goma de mascar reciclada en un 20%.

Según cálculos llevados a cabo para el proyecto, aproximadamente 3.3 millones de libras de chicles llegan a los pavimentos de Ámsterdam cada año, y eso implica muchísimo dinero para limpiarlo.

Para cada cuatro pares de zapatos, Gumshoe usa alrededor de 1 kg de chicle.

“Descubrimos que la goma está hecha de una goma sintética. Y al romper estas propiedades, pudimos crear un nuevo tipo de caucho “

dice Anna Bullus, directora general y diseñadora de Gumshoe.

¿Cómo se recogen los chicles?

El material fue literalmente raspado de las calles de la ciudad. Los compuestos de Gum-Tec se forman como gránulos y luego se moldean en la suela del zapato que, a su vez, representa un mapa de la ciudad.

 “Empezamos a buscar una forma de concienciar a la gente sobre este problema […] Fue entonces cuando la idea comenzó a crear un producto que la gente realmente quiere de algo que a nadie le importa.”

Este proyecto representa el primer diseño de zapatillas hechas de goma de mascar. A parte, el resto del zapato está hecho de cuero. También se está buscando forma en la que los usuarios del producto puedan reciclar y cambiar la suela cuando lo necesiten, por una tarifa específica.

Gumshoe quiere expandir esta iniciativa a otras ciudades importantes para concienciar a las personas de cuánto desperdicio lanzamos a las calles como si no formara parte de nuestra responsabilidad tenerlas limpias y cuidadas y, a la vez, ofrecer una sistema más fácil y sostenible para que las personas se deshagan de sus chicles.

Las zapatillas estarán a la venta a partir de junio en negro, rojo y en rosa chicle (cómo no) por 190€.