Es posible que Skynet tenga mucho que ver en este miedo ignoto que sentimos los seres humanos al escuchar la palabra IA. Puede ser que imaginarnos a un Terminator T-800 persiguiéndonos para acabar con nosotros y, por ende, la humanidad, no sea la mejor idea a la hora de vender la IA como una tecnología provechosa para el ser humano.

Por fortuna, esta palabra tan de moda y que engloba tantas cosas lleva tiempo haciéndonos la vida más fácil, mejorando nuestro día a día y ahorrándonos un montón de tiempo incluso en las tareas más sencillas. Sí, y aunque no lo creas, la gente le sigue teniendo algo de miedo.

Por eso mismo, creo que la mejor forma en la que descubrir a los escépticos de que la IA es una herramienta poderosísima en la que apoyarnos y evolucionar como especie es trayendo algunos ejemplos de qué está haciendo ahora mismo por nosotros, sin que nos demos cuenta, y las posibilidades que traerá a nuestras vidas:

Mejorar nuestras fotografías: Sí, quiero empezar desde lo más básico, y como incluso los más escépticos usan un smartphone, quiero que sepan que esas fotos que tan bien quedan después de procesarlas la aplicación de la cámara de vuestro móvil han sido mejoradas por la IA. Es una de sus formas más básicas, pero las compañías de móviles llevan ya un tiempo añadiendo IA a sus chips para corregir los errores de ruido, iluminación y borrosidad de las capturas.

Conseguir un buen 4K: Otro de los campos donde vemos actuar esta tecnología es en el de las televisiones, concretamente dentro las nuevas resoluciones 4K. Esto se debe a que casi todo el contenido que se emite a día de hoy es sólo en Alta Resolución, y no es Súper Alta Resolución, así que las compañías decidieron incorporar chips de reescalado con IA, para conseguir que se viesen mejor las imágenes. Mayor nitidez, un 4K mejor conseguido y unas escenas más impactantes es lo que consiguen los nuevos modelos de TV de las principales marcas.

Conducir nuestros coches: Esto no es un sueño, aunque esto sea lo que podremos echarnos al volante en unos años. Predecir movimientos, actuar antes que un ser humano, calcular la ruta más eficiente y consumir menos en un trayecto son algunas de las cosas que, a día de hoy, se pueden observar en algunos coches (Tesla a la cabeza). La conducción automática, un sueño de las películas de ciencia ficción de los 80, es una realidad hoy día gracias a la IA, y en EEUU tenemos a cientos de coches autónomos recorriendo sus enormes e infinitas autopistas con una tasa de accidente ridículamente baja comparada con la conducción manual.

Hacer nuestros hospitales más eficientes: No sólo hay aplicaciones relacionadas con el mundo material del consumismo, sino que también se puede aplicar a la gestión de los hospitales. Asignar camas, seleccionar el horario del personal, proveer de información médica y muchas otras cosas son las tareas de la IA en los hospitales más avanzados del mundo, los cuales se aprovechan de esta tecnología para estar siempre preparados y gestionar más eficientemente las instalaciones, en beneficio de los pacientes y de los trabajadores.

Servicio de atención al cliente: Vale sí, lo reconozco, esto puede no ser el mejor ejemplo si estamos hablando de lo buena que es la IA, ya que todos hemos tenido problemas con los contestadores automáticos de atención al cliente, pero es que esa mala experiencia no tiene nada que ver con lo que estamos hablando, tranquilos. Las pruebas con IA en call centers están consiguiendo que se resuelvan un montón de problemas básicos con los clientes sin necesidad de necesitar a ningún humano de por medio, y esto es posible gracias a softwares de reconocimiento del habla y procesamiento del lenguaje natural, por lo que muchos clientes no saben que están hablando con una máquina. Eso sí, esperemos que esta IA no nos llame a la hora de la siesta.

Predecir desastres naturales: Creo que hay pocas formas mejores de convenceros de que la IA es buena que diciéndoos que nos puede salvar la vida. Y es que investigadores en EEUU consiguieron predecir varias catástrofes naturales con una precisión casi del 90% con el uso de esta tecnología, la cual recopilaba patrones meteorológicos y otros datos para saber si se estaba produciendo un desastre natural y cuando tendría lugar. Sin duda, uno de los usos más increíbles y beneficiosos de la IA.

Sí, con sólo estos seis ejemplos creo que ya somos capaces de ver las posibilidades que entraña la IA, y todo lo que hemos descrito y explicado son aplicaciones que hoy día se dan (aunque algunas de éstas las veamos muy lejos y sean todavía exclusivas de sectores de mucho dinero e innovación).

Ahora bien, la aplicación actual de esta nueva tecnología es apenas una pequeña muesca si lo comparamos con las posibilidades que tiene por delante, ya que estamos ante sus primeros pasos. Seremos humanos que no enferman, transportes con una tasa de accidentes del 0%, desaparición de las barreras lingüísticas, ningún retraso en los transportes públicos, etc.

Las posibilidades son casi infinitas, y todas ellas pueden ayudarnos a crear un mundo mucho mejor, más cómodo y más adaptado a nosotros, y a la vez más eficiente, respetando el medio ambiente y consiguiendo terminar con la destrucción del planeta. Sí, puede sonar a ciencia ficción, pero la aplicación de esta tecnología puede ser quien nos salve de nosotros mismos y de la destrucción del Planeta Tierra.

Está claro que, como cualquier tecnología con potencial, puede ser utilizada para hacer el mal. Por fortuna, los institutos tecnológicos y universidades que más investigan en este campo suelen hacerlo con el fin de darle un uso ético, por lo que no deberíamos preocuparnos de que un hipotético Skynet se revele en unos años para acabar con nosotros. Y bueno, si eso pasa, siempre tendremos a Sarah Connor para librarnos del apocalipsis.