Hace apenas dos semanas, Banksy inauguró un pop-up de merchandising en Croydon.

Bajo el nombre de Gross Domestic Product, este showroom efímero estuvo abierto desde el pasado 1 de octubre hasta el fin de semana pasado, aunque realmente nunca estuvo abierta al público, aunque desde los escaparates se podían observar todos los objetos de la exposición. Esta apertura fue acompañada de un post en su cuenta de Intagram donde exponía los motivos legales por los que había llevado a cabo este proyecto: proteger su arte.

Como también indicó en el Pop-up y cuenta personal de Instagram, esta instalación iría acompañada de una tienda online donde poder comprar los productos expuestos, pero llegaría más tarde.

Hoy, Gross Domestic Product está abierta al público. Las piezas a la venta, algunas de las cuales son meramente objetos de decoración reúnen, cada una, mensajes sociales que van desde la crisis de los refugiados hasta la vigilancia extrema a la que estamos sometidos los ciudadanos desde que nacemos.

¿Cómo se compran los productos?

Las compras se llevan a cabo a través de un proceso de lotería algo opaco, donde todas las piezas parecen indicar que están firmadas por el artista. Para llevar a cabo la transacción, el sitio web requiere que los posibles compradores respondan a la pregunta: ¿por qué importa el arte? “Por favor, haga su respuesta lo más divertida, informativa o esclarecedora posible”, afirma la página web.

Todo se produzca por un puñado de personas usando materiales reciclados siempre que sea posible en una cultura de trabajo de beber alcohol de día. Por lo tanto, no hay muchos y no está todo listo para enviar de inmediato”.

Otra de las advertencias interesantes de la web, directamente dirigida a los coleccionistas de arte: “abstente de registrarte en este momento si eres un rico coleccionista de arte”.

En el caso de que la demanda supere la oferta de un producto concreto, la respuesta podrá usarse para evaluar la solicitud, pero según se indica en la web, ” los participantes serán seleccionados al azar. Para aquellas personas que quieren comprar para revender las obras de Banksy, la web enlaza a BBay, que se describe a sí misma como “Tu destino de primera elección para comerciar con arte de segunda mano por un artista de tercera categoría”.