En plena carrera médica para parar al coronavirus, los investigadores han encontrado a un aliado que hasta ahora pertenecías más al campo de la ciencia ficción que a la realidad. El uso de la Inteligencia Artificial está cambiando todos los sectores y el campo de la medicina no es una excepción. La IA tiene una oportunidad de oro: mostrar su valía en plena epidemia.

Para los que no lo sepan en el mundo hay una sola preocupación ahora mismo. Se llama coronavirus y es un virus que se está expandiendo con relativa facilidad y que tiene una tasa mortal no muy alta -comparada con otras epidemias anteriores- pero suficiente para encender las alarmas de la OMS y de países enteros. China ha puesto la ciudad de Wuhan (foco de la enfermedad) en cuarentena y el resto de naciones está poniendo especial cuidado en el control de sus fronteras y aeropuertos. Nadie quiere sorpresas en su territorio.

Pero como el problema no se acaba cerrando fronteras, la comunidad científica lleva trabajando en una vacuna desde el primer día que se dio la voz de alarma y están usando todos los medios disponibles para ello.

Aprovechando el momento, muchas empresas que utilizan la inteligencia artificial para descubrir moléculas para posibles fármacos están buscando medicamentos que puedan combatir al coronavirus. El pasado martes, Benevolent AI publicó una carta en The Lancet, explicando cómo encontró un fármaco que podría ser reutilizado para combatir el coronavirus usando inteligencia artificial. La elección más prometedora es una sustancia llamada inhibidor de la quinasa janus baricitinib, que se utiliza actualmente para tratar la artritis reumatoide, y se cree que podría prevenir la propagación de la infección, así como la inflamación. Benevolent AI cree que se podría comenzar a hacer ensayor clínicos sobre este descubrimiento.

Insilico Medicine, por su parte, adoptó un enfoque diferente utilizando la inteligencia artificial para identificar seis nuevas moléculas que podrían inhibir la propagación del coronavirus dentro del cuerpo. El jueves, la compañía publicó sus hallazgos en Biorxiv, una base de datos de acceso abierto para los trabajos que no han sido investigados. “Estamos en un territorio desconocido, esa es una de las razones por las que estamos publicando”, dijo Alex Zhavoronkov, CEO de Insilico. “Estamos liberando esas moléculas, y queremos que los químicos que tienen un profundo conocimiento de la química médica miren las moléculas y den un veredicto.”

Como vemos, el uso de Inteligencia Artificial puede ayudar a acelerar estas investigaciones de urgencia. Zhavoronkov dice que si consiguen demostrar que alguna de las nuevas moléculas funciona contra el coronavirus se podría sintetizar en unas pocas semanas, para después comenzar las pruebas. Y, asegura que, si las pruebas van bien y funcionan rápidamente, los test en humanos podrían comenzar en un año, un proceso mucho más rápido que el de la mayoría de los medicamentos.

La carrera para frenar al coronavirus acaba de empezar pero, sin duda, contar con la Inteligencia Artificial como aliado nos hace sentir mucho menos solos.