Kodak es la última compañía en sumarse a la ola del blockchain, lanzado su propia criptomoneda KodakCoin, la primera criptodivisa para fotógrafos. Tan pronto como se anunció la noticia ayer por la tarde, las acciones de Eastman Kodak Co (KODK) aumentaron el precio de sus acciones hasta más de un 100%.

KodakCoin permite a los fotógrafos participar en una nueva economía para la fotografía, recibir el pago por la licencia de su trabajo inmediatamente después de la venta y vender su trabajo con confianza en una plataforma segura de blockchain.

El CEO, Jeff Clarke, explicó:

“Para muchos en la industria tecnológica, ‘Blockchain’ y ‘criptomonedas’ son palabras de moda, pero para los fotógrafos que han luchado por ejercer control sobre su trabajo y cómo se usa, estas palabras son la clave para resolver el problema que parecía imposible de resolver. Kodak siempre ha buscado democratizar la fotografía y hacer que las licencias sean justas para los artistas. Estas tecnologías le dan a la comunidad de la fotografía una manera innovadora y fácil de hacer precisamente eso.”

Además, la plataforma de la compañía, con sede en Rochester, Nueva York, realizará rastreos continuos en la web para monitorizar y proteger el uso de las imágenes registradas en ella. No especifican qué harán cuando detecten este uso indebido, pero sí dicen que la plataforma será capaz de gestionar de forma ágil el proceso posterior a la licencia para premiar a sus usuarios.

Para este salto al blockchain, Kodak se ha asociado con Wenn Digital, una empresa especializada en el desarrollo de este tipo de soluciones. La empresa fotográfica pondrá en marcha toda esta infraestructura mediante una ICO el próximo 31 de enero, siguiendo las pautas de la SEC como si se tratase de un token seguro. Los inversores acreditados de Estados Unidos, Canadá y otros países seleccionados podrán comprar los primeros tokens de este proyecto para financiar su desarrollo.

Existe una creciente lista de compañías que se animan a dar el paso de crear sus propias criptodivisas, y por lo que está pasando tiene mucho sentido. Las empresas que lo hacen y apuestan por este nuevo mercado ven subir de valor sus acciones poco después.