Hace unas semanas fue Ferrari, cuando lanzó la noticia de que fabricará un superdeportivo eléctrico, y ahora es noticia Harley Davidson, que ha anunció este pasado martes que su prototipo eléctrico estará listo dentro de los próximos 18 meses.

Su primeros acercamientos a las motos eléctricas tuvo lugar en 2014, con el lanzamiento de Project LiveWire, cuyo propósito fue que 36 moteros las probaran viajando por Estados Unidos.

Uno de los principales atractivos para los amantes del motor es el rugido de este, y por ello, Harley&Davidson incorporó un sonido artificial a este prototipo para que los más escépticos conservaran, por lo menos, es sonido.

En un primer pronóstico la compañía avisó de que sus primeras motos eléctricas llegarían en 2016, pero un problema en el precio de las baterías hizo que se retrasara hasta 2021.

Harley no está en su mejor momento

Las ventas de la compañía han bajado un 6,7% en 2017, y todo apunta a que seguirán bajando en 2018.

Con esos resultados financieros Harley confirmó que cerrará su planta de Kansas City para concentrar toda su producción en su fábrica de York (Pensilvania). Además, también cerrará otra en Missouri para reubicarla en Pensilvania.

Así que según pronóstico, este próximo 2019 será el año en el que se incorporará a la familia Harley&Davidson la primera moto eléctrica. 

Aunque todavía no se ha dado información sobre las especificaciones de la nueva moto, basándonos en el prototipo de 2014, LiveWire, podría tener una aceleración de 0 a 100 en menos de 4 segundos, una autonomía de al menos 250 km y una velocidad máxima de 300 km/h. Pero teniendo en cuenta que esto sucedió en 2014, en 5 años las cosas han avanzado mucho en este campo.

El producto irá dirigido a un nicho muy concreto, interesado por el lujo y preocupado por la preservación del medio ambiente.