En esta casa hemos hablado bastante sobre Google Stadia y sobre su propuesta, valorando sus pros y contras e intentado discernir si el servicio merecía la pena o de si era la revolución que se le esperaba a un gigante como es Google, el cual prometía entrar en el sector de los videojuegos a cambiar nuestra forma de jugar.

Hoy, día 19 de septiembre, Google ha lanzado su servicio de juego en la nube y tenemos las primeras impresiones de la prensa y los primeros análisis de rendimiento. Se acabó el especular y el opinar, Google Stadia está entre nosotros.

Para empezar hay que destacar que Google ha querido ampliar a última hora su catálogo inicial ya que, si bien llegaba con 12 juegos, al final ha visto aumentada la lista hasta los 22 títulos, los cuales son:

  • “Assassin’s Creed Odyssey”
  • “Destiny 2: The Collection”
  • “Gyl”
  • “Just Dance 2020”
  • “Kine”
  • “Mortal Kombat 11”
  • “Red Dead Redemption 2”
  • “Rise of the Tomb Raider”
  • “Samurai Shodown”
  • “Shadow of the Tomb Raider: Definitive Edition”
  • “Thumper”
  • “Tomb Raider: Definitive Edition”
  • “Attack on Titan 2: Final Battle”
  • “Farming Simulator 19”
  • “Final Fantasy XV”
  • “Football Manager 2020”
  • “Wolfenstein: Youngblood”
  • “Trials Rising”
  • “NBA 2K20”
  • “RAGE 2”
  • “Metro Exodus”
  • “Grid 2019”

Sin duda esta ampliación de catálogo le ha sentado muy bien a Google Stadia, el problema es que sus puntos débiles siguen ahí, ya que son más un problema de su modelo de negocio que de cualquier otra cosa, amén de que la competencia puede pasarle por la derecha sin mucho esfuerzo.

Primero, porque sale en beta. Siendo sinceros, este servicio ha llegado a muchos países sin haber probado previamente sus infraestructuras con los miles de jugadores que, en principio, han empezado a usarlo hoy en todo el mundo y no sabemos cómo van a responder los servidores.

Segundo, porque de primeras sólo tiene 21 juegos disponibles, que siguen siendo pocos. De primeras teniendo en cuenta que fueron 31 los títulos que aseguraron tener confirmados en Google para su servicio de juego en streaming, pero es que ahora tadavía más debido a que Microsoft presentó hace unos días su servicio de juego en streaming, conocido como XCloud, el cual llegará en 2020 con un catálogo de 50 títulos. Vamos, que o Google se pone las pilas en esto o lo van a tener difícil frente a la competencia.

Y tercero por el sistema de negocio actual. Ya que si bien hay dos tipos de suscripción: la gratuita que no te acceso a nada (más que a los juegos que compres) y que permite jugar en 1080p y sin HDR; y la de pago de 9,99 euros al mes que es la que te da el 4K y HDR y que tan sólo te garantiza el acceso a “Destiny 2: The Collection”. Ninguna de las dos puede llegar a ser verdaderamente atractiva actualmente, por lo que ofrece y por la oferta que tiene. PS Now o Geforce Now son servicios actualmente con mucho mejor catálogo (incluso en beta) y con un atractivo mayor para el usuario.

Además (y para desgracia de Google por ser competencia), a esto se le une el anteriormente mencionado XCloud, el proyecto de juego en streaming de Microsoft, el cual llegará en 2020 con 50 juegos de salida y con un tipo de suscripción que formará parte del actual Games Pass, por lo que los jugadores que estén suscritos a este servicio (el mejor que existe actualmente por precio y catálogo) además podrán aprovecharse del juego en la nube con una gran cantidad de títulos. Sin duda, una visión y un modelo de negocio que parece mucho más interesante que Google Stadia a día de hoy.

En cuanto a la experiencia de usuario, el portal especializado más competente del sector, Digital Foundry, ha publicado un extenso reportaje hablando de las características técnicas y de sus pros y sus contras, y han dejado claro que ahora mismo Google Stadia está un paso por delante del resto de plataformas de streaming por su calidad de imagen y su facilidad de uso, pero que el servicio está lejos de estar listo para venderse como un producto redondo o 100% pulido.

La latencia -mayor que en cualquier consola-, los lagueos de la imagen cuando alguien utiliza internet mientras juegas o el escaso catálogo son motivos suficientes para que los expertos de Digital Foundry digan que “la plataforma y el ecosistema aún están lejos de estar terminados siendo, quizás, demasiado pronto para que Stadia se despliegue como un servicio completo”.

Estamos ante un lanzamiento que, si bien causó mucho revuelo hace unos meses, ahora mismo tan sólo puedo augurarle un inicio de servicio muy poco brillante, ya que Google Stadia de lanzamiento no creo que merezca la pena.

Entendemos que Google ahora mismo está más preocupada por los próximos meses que por el futuro inmediato, y que este lanzamiento se lo han planteado sólo como una beta (de pago, eso sí) para ver qué acogida tiene el servicio y cómo responden los servidores.