Ayer la noticia impactó de tal forma que parecía que el mundo se tambaleaba: Google cedía ante las presiones de Donald Trump y cortaba relaciones con Huawei, el segundo mayor fabricantes del mundo de smartphones. ¿De verdad estaba pasando esto? Nos preguntábamos todos los amantes de la tecnología y los gadgets. Y sí, la respuesta era afirmativa para desconcierto de muchos e inseguridad de otros, porque las repercusiones de esta decisión eran demasiado grandes.

Para los más nuevos en esto la explicación sencilla es que Google, al retirarle el apoyo a Huawei, hace que la compañía China se quede sin poder utilizar Android en sus smartphones, que viene a ser como que Microsoft te quite la posibilidad de instalar Windows en tu ordenador. Y esto es algo que puede ser el final de su actividad económica al ser el negocio de los móviles inteligentes el grueso de los beneficios de Huawei actualmente (lleva años escalando posiciones en ventas siendo su principal objetivo alcanzar el primer puesto de Samsung).

Y claro, si el 80% del mercado mundial está dominado por el sistema operativo de Android y el propio Google no te va a dejar utilizar su OS, ¿qué puedes hacer?

Por fortuna y para consuelo de quienes más sufren en estos momentos, los usuarios de Huawei que tienen sus teléfonos y tablets en casa, y ante la inseguridad del mañana y de cómo puede afectarles todo esto ahora, desde la compañía china ha lanzado un comunicado explicativo que ayudará a mucha gente a hacerse una idea a corto y medio plazo.

Mi smartphone es Huawei, ¿me voy a quedar sin teléfono mañana?

La respuesta es no. Huawei ha salido ante los medios a tranquilizar a sus usuarios asegurando que todos sus smartphones y tablets ya vendidas, como las que se encuentran a la venta y en stock en las tiendas, seguirán teniendo soporte por parte de Google. Es decir, que seguirán recibiendo parches de seguridad, actualizaciones de Google Play y Google Maps y seguirá funcionando con normalidad. Eso sí, lo que no llegarán son las nuevas versiones de Android, por lo que tocará olvidarse de ver Android Q en smartphones de Huawei.

¿Qué va a pasar a partir de ahora con Huawei y sus smartphones?

Pues aquí está la gran incógnita, porque ahora mismo pueden pasar muchas cosas y ninguna tiene pinta de ser buena para nadie. Pero, la primera opción por parte de Huawei a partir de ahora, es plantearse en serio utilizar su propio sistema operativo, y es que hace un mes la compañía china anunció que estaban trabajando un OS propio previendo que esta ruptura podía suceder. El punto negativo es que esto afectaría, y bastante, a las ventas de Huawei.

Si los smartphones actuales y los que se encuentran en las tiendas van a tener soporte por parte de Google, y los que están por llegar ya no podrán disfrutar de Android, lo que parece que es la única solución por parte de Huawei es apostar por un sistema operativo propio como ya hizo en su momento Samsung con Tizen, aunque estas soluciones no sean muy populares entre los usuarios. 

¿Tendrá más consecuencias esta ruptura?

De momento China está planteándose vetar en su país a aquellas compañías que rompan con Huawei, e incluso se está rumoreando que lleguen a prohibir a Apple vender en su territorio. Por supuesto esto son especulaciones ahora mismo, ya que nos encontramos en los primeros compases de este conflicto y toca ir con pies de plomo al respecto de cualquier rumor o información, además de seguir muy de cerca los siguientes movimientos de EEUU y China al respecto.

Ahora mismo las consecuencias de esta decisión son impredecibles, pero lo que ha quedado claro es que las tensiones han alcanzado un punto de no retorno donde la economía mundial va a ser la principal perjudicada, ya que en estas guerras comerciales no hay ganadores, sólo vencidos. Cosa de los sistemas capitalistas y la globalización.