A partir de ahora, construir un sistema propio y personalizado de Inteligencia Artificial (IA) será mucho más fácil.

Cloud Auto ML es un nuevo servicio de Google que, gracias a varios trucos de aprendizaje automático permite construir y entrenar automáticamente a un algoritmo de aprendizaje profundo, para que sea capaz de reconocer elementos dentro de una imagen. Esto permite a los clientes arrastrar imágenes y entrenar sus sistemas para que las reconozcan en la nube de Google.

Al igual que Amazon y Microsoft, Google también ofrece herramientas de desarrollo para reconocimiento de voz y traducción de idiomas, aunque no son tan fáciles de personalizar como la nueva herramienta Cloud AutoML.

¿Qué es el aprendizaje profundo?

El aprendizaje profundo (deep learning en inglés) consiste en un software que intenta imitar la actividad de las distintas capas de neuronas en la corteza cerebral, donde se produce el pensamiento. El software aprende a reconocer patrones en representaciones digitales de sonidos, imágenes y otros datos.

Gracias a este software se están realizando grandes avances en el reconocimiento del habla en imágenes.

¿Qué quiere conseguir Google con Cloud AutoML?

El objetivo principal de este servicio es conseguir que la IA sea más accesible para todo el mundo. El desarrollo de sistemas de IA es muy complejo y requiere un gran dominio de las matemáticas y el código. Eso supone que solo las grandes empresas con muchos fondos tienen la posibilidad de desarrollar algoritmos personalizados de IA.

Antes del lanzamiento, la científica jefe de Google Cloud, Fei-Fei Li, afirmó: 

“Necesitamos que la inteligencia artificial llegue a más personas”. “Hay aproximadamente 21 millones de desarrolladores en todo el mundo actualmente. Queremos contactar con todos y hacer que la inteligencia artificial les resulte accesible”.

“Hoy, mientras que AI ofrece innumerables beneficios para las empresas, desarrollar un modelo personalizado a menudo requiere una experiencia excepcional y amplios recursos”.

Google no es la única empresa que está añadiendo funciones de aprendizaje automático a sus plataformas en la nube. Amazon, Microsoft y otras empresas también lo están haciendo. De hecho, Google Cloud ya ofrece muchas de estas herramientas pero con la diferencia que usan modelos entrenados por defecto, y eso limita sus funciones.

La nueva generación de herramientas de aprendizaje automático en la nube, capaces de entrenarse a sí mismas, hará que la tecnología sea mucho más versátil y fácil de usar.

El profesor del Instituto de Tecnología de Eindhoven (Países Bajos) Joaquin Vanschoren, especializado en el aprendizaje automático, cree que

“es impresionante que puedan lanzar esto como un servicio de producción tan rápidamente”.

Vanschoren cree que la automatización puede aumentar los costes de computación, yendo a peor a medida que los programadores intenten diseñar sistemas de inteligencia artificial que vayan más allá de la sencilla clasificación de imágenes e intenten abordar cada vez nuevos retos.

Son varias las empresas que han estado probando Google Cloud AutoML en estos últimos meses; entre ellas Disney, que ha utilizado el servicio para desarrollar una forma de búsqueda de sus productos para personajes de dibujos animados específicos (aunque los productos no estuvieran etiquetados con el nombre del personaje buscado).

¿Cómo se accede a la plataforma?

Para tener acceso los desarrolladores necesitan solicitar acceso. Google aún no ha compartido información sobre precios, aunque lo más probables es que cobre una tarifa por el entrenamiento de los modelos y otra para acceder al modelo a través de su Interfaz de Programación de Aplicaciones (API según sus siglas en inglés).

Así que este nuevo sistema que propone Google pretende atraer a más clientes a la nube de Google para todas aquellas personas que quieran desarrollar su propia IA de un modo más sencillo.