Si viajásemos al pasado, pongámosle unos 30 años, y le preguntásemos a cualquier persona que viésemos por la calle que cual es su emoji preferido, seguramente nos miraría bastante raro mientras que, con paso ligero, se acerca a la cabina de teléfono más cercana para llamar a la policía. Es normal, los emojis han cambiado nuestra forma de comunicar, pero su irrupción es muy reciente. Hace 15 años no teníamos la mierda con ojos y tampoco nos iba tan mal.

Pero, ¿por qué os cuento esto? Pues porque en Google creen que los 3.000 emoticonos que hoy día tenemos disponibles en nuestros smartphones no son suficientes y han ideado una forma de aumentar el número de opciones casi al infinito.

La forma es muy sencilla: poder mezclar los emojis. Y esto es posible gracias a Emoji Kitchen, una aplicación que hoy mismo se lanza y que estará de serie en casi todos los dispositivos Android, excepto en los teléfonos de Samsung (que tiene su teclado propio).

Esto, que sin duda es algo revolucionario, ha surgido de la necesidad que tienen las nuevas generaciones a la hora de comunicarse, ya que mucha gente se ha hecho dependiente del emoticono para poder expresar sus sentimientos y/o ideas.

“Esta innovación se basa en la forma en que nos comunicamos digitalmente“, dice Jennifer Daniel, directora creativa de Google emoji, sobre el proyecto. “Vemos a la gente que quiere jugar con el emoji como lo hacen con las palabras, mezclándolas… para crear nuevos conceptos.” Y Emoji Kitchen lleva esta idea al siguiente nivel, según sus creadores, reemplazando las frases cortas por emojis que pueden transmitir múltiples ideas en una sola.

¿Un emoticono de una caca y un corazón? Sin problema. ¿Que en vez de eso quieres coger los ojos de pena con la boca dando un beso? Adelante. Sin duda, con la posibilidad de mezclar varios emoticonos los usuarios van a tener opciones casi infinitas, siendo la imaginación el único límite.